Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet UNIÓN SINDICAL OBRERA (USO) ESPAÑA / Web

Los viejos estorban… ¿y los jóvenes?, también

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General

Rebanadas de Realidad - USO, Madrid, 25/03/13.- En la antigüedad, y hasta no hace tanto tiempo, los viejos eran bienes muy apreciados. Se valoraba su experiencia vital como fuente de sabiduría, de integridad moral, de testimonio y ejemplo a imitar, de transmisores de tradiciones, culturas, lenguas, oficios, habilidades artesanales, etc. Es decir, en muy buena medida los viejos eran el motor de las sociedades antiguas.

Con la llamada modernidad y el ascenso de la sociedad industrial los viejos van perdiendo progresivamente esa centralidad socio-cultural, familiar, etc. Las formas de transmisión y aprendizaje cambian radicalmente. Son la fábrica, los medios de comunicación y la extensión de la educación e instrucción públicas los nuevos vehículos para aprender, saber y producir. Todo ello, obviamente, en detrimento de los viejos como nexos y puentes inter-generacionales.

Además, en la sociedad industrial, la lógica económica y productiva desplaza por completo a los viejos. Son inservibles. Las duras tareas fabriles requieren de mano de obra joven y vigorosa -niños, en muchos casos- durante el mayor número de horas al día y por una retribución que alcance apenas para reponer el consumo calórico. Esa es la razón de que durante casi un siglo tras la revolución industrial fueran los niños y los viejos las mayores victimas del capitalismo salvaje y ultra-liberal (¿dónde he oído yo eso últimamente? que ésta alumbró. Los primeros por sobreexplotación, los segundos por abandono, dada su inservibilidad productiva.

Tendría que pasar mucho tiempo, esforzadas luchas y avatares sociales, cambios políticos, desarrollos legislativos, etc., para que los niños y adolescentes vivieran en escuelas e institutos y no en fábricas, y los viejos tuvieran asegurado el derecho a vivir dignamente -con júbilo, incluso- el último tramo de una vida largamente productiva, (en ambos casos me refiero sólo al llamado primer mundo, claro).

El avance de la medicina y la extensión de los servicios de salud llevó a un notable aumento de la esperanza de vida de la gente, que se dobló en apenas dos siglos, llegando a la media actual de unos 80 años en las sociedades enriquecidas como la nuestra.

Estos avances que, sin duda alguna, han contribuido a una enorme mejora en la calidad de vida de los viejos, han contribuido paradójicamente a su vez a agravar la percepción social de la vejez como problema de fondo casi irresoluble. La causa de esa percepción es debida, sobre todo, a los altos costes financieros que suponen las pensiones y la asistencia sanitaria para jubilados que viven cada vez más y que son, a la vez, viejos que producen más gasto sanitario y por más tiempo.

Esa percepción es inducida, exagerada y manipulada por los delincuentes de cuello y manos blancas que han provocado esta crisis-estafa y tienen como objetivo, entre otros igualmente bastardos, hacer negocios privados con las pensiones y la asistencia sanitaria pública de los viejos. No tienen el menor reparo en acusar a las pensiones y a la sanidad públicas, y a los viejos, sus mayores beneficiarios, de todos los dramas que acarrea esta crisis y del hundimiento del Estado Social por inviabilidad financiera. La altura del listón de esas acusaciones la ha puesto ese ministro japonés, un cerdo de proporciones mayúsculas e instinto genocida, que ha declarado que lo mejor que pueden hacer los viejos y pensionistas es morirse cuanto antes en vez de arruinar las finanzas estatales sentados ociosos ante el televisor… Como si los pobres viejos japoneses hubieran nacido ya pensionistas, como si sus vidas de trabajo y esfuerzo, autenticos motores de la nación, de la sociedad y de la Historia, fueran algo a despreciar e ignorar… El problema es que lo que ha dicho en público el animal este de ministro, lo piensan en privado muchísimos capitostes del dinero y de la política en todas partes.

Por eso, la alternativa que preparan para los viejos desde ya es prolongar la edad para la jubilación hasta empatarla, si pudieran, con la calculada estadísticamente para morirse. Y, para que no falte de nada, endurecen cada vez más las condiciones de años cotizados para acceder a una pensión. La estrategia es magistralmente siniestra: a partir de cierta edad uno se muere antes si debe trabajar para sobrevivir o si debe hacerlo con una pensión de hambre.

En el otro extremo del espectro social están los jóvenes que esta sociedad, hiperconsumista hasta hace poco, sublimó como paradigmas de lo bello, lo exitoso, lo placentero; como patrones de valor absoluto. Pero el meteórico ascenso e implantación salvaje de las tecnologías provocó ingentes crecimientos productivos con un volumen de trabajo humano cada vez menor. Esto viene siendo letal para los jóvenes que son, hoy por hoy, las mayores víctimas de esta crisis, la cual supone la hegemonía y dominio del capitalismo especulativo y financierista frente al productivo. El desempleo masivo, la precariedad generalizada, los salarios y los contratos basura, la dependencia de los padres hasta los 30 años y más, la imposibilidad de un proyecto de vida integral y autónoma, la emigración forzosa, el acceso cada vez más tardio al llamado "mercado de trabajo" y la salida cada vez más temprana e irreversible del mismo… provoca que los hasta hace cuatro días sublimados jóvenes, vean hoy arruinado su presente y bloqueado su futuro cuando sean viejos. ¿Qué jóvenes podrán garantizar 35 años de permanencia en el trabajo para acceder a una pensión si entran en él rozando los 30 ó más y con 45 ó 50 no pueden volver al trabajo si lo pierden en esta vorágine infernal de la crisis?, ¿de dónde van a salir las contribuciones sociales para su presente y su futuro de imposibles pensionistas?. El mensaje que se les da es de idéntico signo. Si a los viejos se les recomienda morirse antes de que los mate la exclusión social o cualquier enfermedad curable a bajo coste, al joven se le dice: aunque sea robando el dinero para ello, hazte un plan de pensión privada porque, de lo contrario, tu vejez será la exclusión y la muerte social y real cada vez más prematura. Es la injusticia triunfando, si les dejamos, contra la biología y la medicina…

Pero no estamos sólo ante un problema sectorial de los jóvenes de hoy y los viejos de mañana. Lo que está en juego es la viabilidad y racionalidad económica y productiva y la habitabilidad de esta sociedad nuestra frente a un sistema de capitalismo estéril por especulativo que camina alegremente hacia el colapso sin parecer importarle lo más mínimo.

Si no somos capaces de construir, o reconstruir en gran medida y con las herramientas de una democracia digna de tal nombre, un sistema económico y productivo capaz de planificar para garantizar la vida socio-laboral de los jóvenes, su calidad y estabilidad, estamos destruyendo objetivamente la pensión y la asistencia de los viejos de mañana. Quebrando así una ley histórica en virtud de la cual el esfuerzo vital de los viejos era una herencia para que sus hijos y nietos vivieran mejor en todos los órdenes de la vida. Hoy, por el contrario y por el impacto brutal de esta crisis, cada vez son más los jóvenes que, a la dependencia de sus padres, y de sus abuelos en muchos casos, añaden la certeza de que no les espera una vida ni una vejez mejor que la que ellos tuvieron. A lo sumo, adaptarse a malvivir con esa moneda de trabajo y pobreza en cada cara…

Si no se quiere enfrentar el reto de construir desde ya y desde la base social cotidiana algo nuevo y distinto a la medida de la vida y la dignidad de la gente sencilla, inmensa mayoría, cabe la tentación individualista de buscarse la vida laboral hoy y con arreglo a ello vivir o morir la vejez mañana. Es una tentación en boga para tantísima gente joven carente de referencias de valor y de modelos alternativos viables. Pero hay que asumir que consumar esa tentación supone para el futuro a medio plazo acarrear con sociedades invivibles por violentas y desvertebradas, sujetas a una única norma que cabría definir de darwinismo social: sálvese quien pueda, sea joven o viejo…

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Manuel Zaguirre, ex Secretario General de USO y SOTERMUN