Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REVISTA VÓRTICE - Ciencia, Arte y Filosofía desde la Política - PERÚ

Notas al documento "Acerca de la historia del proletariado internacional (1 de mayo de 1994)"

Por los Editores de Vórtice

Artículos de Vórtice editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Vórtice, Lima, 24/04/09.- El 1 de mayo de 2009, neurálgico por lo que vive en el mundo la clase trabajadora, nos conduce a estos conceptos del Dr. Abimael Guzmán, de fecha similar: "Este 1 de mayo me he preguntado, ¿cuál es la historia del proletariado en el mundo, en nuestro país? (...) tenemos la obligación de reflexionar y estar claros en el proceso de la clase para sacar lecciones que nos permitan manejar su situación actual". Son 15 mayos ya desde aquellas palabras con las que empieza el documento de nuestro título. Nuestro autor tenía ya año y 8 meses de cadena perpetua que continúa soportando, pero ahora en aislamiento absoluto. Lo aislaron de todo su partido e incluso de su camarada Elena Iparraguirre. Periodistas y escritores como Ricardo Uceda, Santiago Roncagliolo y quién no, lo han querido entrevistar pero el Estado no lo permite como sí ha sucedido y sucederá con Montesinos y Fujimori. Precisamente a través de estos últimos es que Abimael Guzmán entabla negociaciones con el Estado y logra difundir documentos ideológico-políticos como el que ahora nos ocupa. Y sería, pues, que desde el Estado se asustaron de las ideas, el hecho es que rompen las negociaciones, rechazan el acuerdo de paz cuya solicitud Fujimori difundió en la sede de la ONU, y le prohíben publicar sus memorias, sus obras sobre lógica, sobre la globalización e incluso otros trabajos académicos. Como se ve, no es mucha la autoestima que demuestran sus adversarios al no dejarlo hablar. El asunto es que así se podría frustrar una veta de conocimiento para todo el país. Aunque sea que se le vea desde una perspectiva negativa. Y es que va con las preocupaciones por bibliotecas, museos y demás el que a historiadores, sicoanalistas, economistas, filósofos, periodistas, etc., se les permita acceder a quien tanto tiene que decir. El sacerdote Lanssiers dijo que el suceso del siglo XX en el Perú fue la aparición de "Sendero". El pintor Fernando de Szyszlo acaba de decir que "Sendero nos hizo pensar" (confiamos en que piense bien en lo del Museo de la Memoria). En fin, examinemos este documento que es de 1994.

¡Qué tiempos aquellos! El capitalismo se había restaurado desintegrando a la URSS, y empezaba a hacer lo propio en la China. El neoliberalismo estaba al tope. "No existen los sectores estratégicos. Creer que el proteccionismo rige es propio de los dinosaurios. Hay que abrir los mercados y el transporte de par en par. Los sindicatos y los derechos laborales son los que perjudican a los trabajadores. Si hasta ahora el capitalismo no es un paraíso es por culpa del comunismo, el inventor de los males sociales". ¡Y cuántos izquierdistas se volvieron neoliberales! ¡Como monos adoptaron esas zarandajas y se hicieron tránsfugas ideológicos!

Entonces Abimael Guzmán (desde la cárcel, lo remarcamos) mantuvo el temple para aclarar: "A lo viejo y a lo nuevo acecha el fracaso, pero mientras a lo viejo lo lleva a la derrota por la caducidad antihistórica de sus fuerzas, a lo nuevo lo lleva a la victoria, pues el fracaso en él es producto del insuficiente desarrollo de sus fuerzas, de su debilidad transitoria y no porque su objetivo político y lucha sean erróneos. El proletariado, los oprimidos no temen al fracaso. Su historia, y la del proletariado principalmente, prueba que a través de reiterados fracasos conquistan la victoria...". Y también dijo: "La burguesía y la pequeña burguesía temen al fracaso porque su mundo se sustenta en la propiedad y su concepción se centra en el egoísmo, de ahí su miedo al fracaso, temen perder su propiedad, posición social, poder personal, prestigio, privilegios, influencias y expectativas. El proletariado por el contrario se sustenta en su fuerza de trabajo centrando su ideología en el interés de la clase...".

Dicho y hecho. Hoy el historiador Antonio Zapata (La República 22/04/09), muy lejano él al Dr. Guzmán, comenta al historiador Hobsbawm así: "... el destacado historiador inglés argumenta que los ideales por los que surgió el comunismo no han desaparecido. Antes que ello, el neoliberalismo amplía las brechas entre pobres y ricos, así como entre países centrales y Tercer Mundo. De este modo, la injusticia campea más que nunca y los ideales comunistas tendrán que reaparecer, bajo una nueva forma, porque nacen de la indignación ante la renovada injusticia social...".

Nuestro autor dice que la historia del proletariado es la historia de su ideología, el marxismo-leninismo-maoísmo, de su organización y de sus luchas. Así analiza la Revolución Proletaria Mundial en general y el siglo XX en particular, esto último con el siguiente derrotero: 1) Conquista del Poder: triunfo de la revolución de Octubre 2) Desarrollo de la revolución mundial, que abarca hasta el término de la segunda guerra mundial 3) Ascenso de la Revolución Proletaria Mundial, con el triunfo de la revolución china y con la década de los sesentas, "sin duda alguna, la más alta y grandiosa ola de la revolución proletaria mundial… y en ella la Gran Revolución Cultural Proletaria será para el futuro comunista cumbre del siglo XX... Los sesentas también fueron la más alta ola del Movimiento de Liberación Nacional…" 4) Repliegue Político General. Encara las amargas verdades, se reafirma en los irrenunciables principios de la revolución y da salida a los problemas. Se desprende de este documento que la revolución ha llegado hasta aquí culminando su primera etapa con 6 flujos y 6 repliegues o reflujos a partir de la publicación del Manifiesto del Partido Comunista en 1848 hasta la Gran Revolución Cultural Proletaria en 1966-1976. Estando actualmente, y dados los sucesos de 1989 con la caída del Muro de Berlín y 1991con la desaparición de la URSS, en pugna por salir del Repliegue Político General que tiene como contraparte la Ofensiva General del Imperialismo ahora en acentuado declive, lo que favorece el inicio de la nueva etapa.

La primera guerra civil entre proletariado y burguesía, la de junio de 1848 en Francia, terminó en derrota. La primera conquista del poder por el proletariado, la comuna de París, terminó en derrota en menos de diez semanas. El primer estado socialista, la URSS, que luego de pocos decenios deja de existir. La primera Gran Revolución Cultural Proletaria, en China, que termina en derrota a la muerte del presidente Mao. El único jefe del proletariado que fallece no en repliegue y sin que éste se produzca a partir de su muerte es Lenin. Esto nos habla de que la revolución es joven, precaria pero persistente. Y que la tendencia es ascensional, que los repliegues sirven para fundamentar la ideología sin desligar jamás teoría y práctica, que la revolución siempre vuelve con más fuerza y por más logros … paso a paso y con muchos fundamentos el Dr. Guzmán va enseñando todos estos aspectos. Pero no desde el esnobismo, intelectualismo, ni ventoleras por el estilo. A veces eso les parece, a ciertos sectores de la pequeña burguesía, rígido o antipático. Pero bien visto es indispensable para evitar las distorsiones. Dice, por ejemplo, refiriéndose al Manifiesto del Partido Comunista: "Las ideas ahí contenidas son certeras y siguen siendo plenamente válidas y son principios que nos guían y nos guiarán hasta el comunismo, aunque se profundicen y desarrollen en el proceso de la lucha de clases como lo hicieran Lenin y el presidente Mao". Se desprende de lo que enseña que los comunistas no sólo recurren a las soluciones políticas ante los repliegues. Ahí están, por ejemplo, Brest Litovsk, la NEP, el Pacto de No Agresión con Hitler, las negociaciones de Chun Chin, etc.

Algo medular que está literalmente claro en el documento es la lucha contra el revisionismo. Y se desprende de esto que el revisionismo, el cual se fue gestando en el mismo socialismo y que llegó a hegemonizarlo, sirvió no a lograr una sociedad más avanzada, como prometía, sino a la restauración abierta del capitalismo. Con estas premisas observemos que mientras la bancarrota del viejo revisionismo se produce en un ascenso de la revolución, la del revisionismo contemporáneo se produce con un ascenso de la contrarrevolución, lo que implica que si bien el revisionismo es punta de lanza de la burguesía, esa lanza es "fungible" y que el blanco es la contrarrevolución, lo que debe servir para las más amplias convergencias en el movimiento popular.

Así pues, en este 1 de mayo al ondear de las banderas rojas evocamos que desde el Báltico hasta el Pacífico, desde Brandemburgo hasta Vietnam, vértice de "La zona de tempestad revolucionaria", y en las antípodas geográficas de éste, el Perú, dicha bandera flameó triunfante. Y como todo ese proceso se trasvasa hacia las mentes, esa bandera roja está más firme en el alma de muchos que, a condición de superar los errores, garantizan el porvenir brillante del proletariado a despecho de este sistema caduco y agonizante.

"En este marco de avances y retrocesos, éxitos y fracasos, victorias y derrotas que jalonan el camino del proletariado, su conquista, defensa y pérdida del poder, deben entenderse las revoluciones y sacar lecciones para afrontar el repliegue, pero sobre todo, proseguir la lucha inexorablemente hasta la meta final, cualquiera sean las metas inmediatas o mediatas necesarias y las circunstancias concretas que la historia plantea". Así se planteó en esos años y fue indispensable para enfrentar el descabezamiento de la revolución y la embestida neoliberal. Cuanto fue preservado de la revolución lo fue, en mucho, por estas posiciones. Así entendemos y aplicamos este documento. Reiterados saludos por el día del proletariado internacional ahora que vientos más favorables reimpulsan nuestra causa.