Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REVISTA VÓRTICE - Ciencia, Arte y Filosofía desde la Política - PERÚ
Editorial

Sobre la táctica y otras cuestiones del momento actual

"Marx no se ataba las manos -ni se las ataba a los futuros dirigentes de la revolución socialista- en cuanto a las formas, métodos y procedimientos de la revolución, comprendiendo muy bien cuán grande sería el número de problemas que se plantearían entonces, cómo cambiaría toda la situación en el curso de la revolución(…)". Lenin, "Acerca del infantilismo´izquierdista' y del espíritu pequeñoburgués"
Por los Editores de Vórtice

Artículos de Vórtice editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Vórtice, Lima, 04/07/09.- Gran desorden bajo los cielos. Gran desbarajuste económico-social, político y militar. La descomposición del sistema aumenta exponencialmente. Dejando una enorme estela de sangre, el imperialismo se irá de Irak. Semejando al gobierno peruano que tuvo que salir en quema de la Curva del Diablo en la Amazonía. Choque de civilizaciones que le dicen. Honduras, Irán, el Cuerno de África, Afganistán, Palestina, Perú, seguramente México, etc., cada cual con sus peculiaridades, evocan el incendio de la pradera. Y es como si asistiésemos a un renacimiento del maoísmo, forma actualizada de referirnos al marxismo, universalmente hablando por supuesto. Se respira, pues, aquello del campo a la ciudad, de la periferia al centro, de la ruralia donde están las ubres hasta los bosques de cemento que son las urbes. Y, como se ve, nosotros queremos pescar a río revuelto.

Pero vayamos por partes. La desigualdad es la que engendra tempestad. ¿Está bien? Si Yehude Simon, aún Presidente del Consejo de Ministros del Perú, dijo que se les debe subir el sueldo a los ministros, que reciben líquido unos nueve mil soles (tres mil dólares) lo que no incluye todas las ventajas que en diversos órdenes da el ser ministro, ¡¿cómo se ha de sentir la gente sencilla?! Y suena a irrisión aquello de que los empresarios no han sabido comunicar las bondades del modelo económico. ¿Se pretende acaso que publiciten lo bondadosas que son, para ellos, sus obscenas e impúdicas ganancias? ¡Esas que luego de relampaguear y hacer salibar al imaginario popular, como algo alcanzable aunque sea vía chorreo, se convierten en frustración y fuente de hondos resentimientos! El gas: no hay para el consumo interno pero se prioriza la exportación porque les deja más ganancias a los potentados. Las tierras: otra vez el despojo contra los campesinos y la inmensa concentración. El petróleo: a Petroperú se le impide la integración vertical para favorecer a las transnacionales… y así hasta la saciedad. La realidad es la que destila radicalidad.

¡Ah, si los revolucionarios del mundo supieran orientarse en las actuales circunstancias! ¡Cuánto contribuirían a disminuir el dolor humano! Pero cada que comulgan con ruedas de molino los ultra-dogmáticos, ¡cómo favorecen al viejo sistema! En tiempos, el presidente Mao dijo: "PARA CORREGIR LOS PUNTOS DE VISTA UNILATERALES DE MUCHOS CUADROS DEL PARTIDO EN LOS PROBLEMAS TÁCTICOS Y SUS CONSIGUIENTES DESVIACIONES A ´IZQUIERDA' O DERECHA DEBEMOS AYUDARLOS A ADQUIRIR UNA COMPRENSIÓN COMPLETA E INTEGRAL DE LOS CAMBIOS Y EL DESARROLLO DE LA POLÍTICA DEL PARTIDO, TANTO DEL PASADO COMO DEL PRESENTE. LOS PUNTOS DE VISTA ULTRAIZQUIERDISTAS AÚN ESTÁN CAUSANDO TRASTORNOS Y SIGUEN SIENDO EL PRINCIPAL PELIGRO EN EL PARTIDO" (Las subrayas son nuestras).

A propósito de nuestra política, 25 de diciembre de 1940, ahí está el pasaje anterior. Y, por cierto, no crean que a nosotros se nos haya ocurrido leerlo por cuenta propia, no, se trata de un documento (de ocho paginitas) que hemos estudiado una y otra vez porque el Dr. Abimael Guzmán lo recomendó. Y no está de más reiterar que quienes esto escriben somos marxistas-leninistas-maoístas,pensamiento Gonzalo, para servirles. En fin, como decíamos, A propósito de nuestra política es un documento pintadito para nuestros tiempos a condición de saberlo aplicar. Obviamente no es que estemos invadidos militarmente por Japón, pero hay una invasión de las neoliberales transnacionales frente a la cual toma forma una resistencia de los pueblos. Todo en un contexto en que ya se ha llegado al punto G, y no nos referimos al que descubrió Ernest Grafenberg (con lo cual estaríamos hablando, en todo caso, de Táctica y estrategia de Mario Benedetti), sino a la G de la globalización que es la que madura la revolución.

¿Cuál es el problema que tienen a flor de piel las inmensas mayorías? La democratización del mundo. PUNTO. Ganará quien interprete mejor esta sensibilidad. Desde hace buen tiempo se verifica esto no sólo en los países del Este, sino en Occidente. Y, en Latinoamérica, no sólo en los países invadidos por el neoliberalismo imperialista, sino en los del llamado modelo alternativo. En Nepal, hablando de Asia, los maoístas, sobre la base de una guerra popular, se están esforzando en avanzar en la democratización reduciendo costos humanos, y es la derecha, con el general monarquista Katawal a la cabeza, la que infamemente quiere frenar la rueda de la historia.

¿Y de dónde provienen las mayores ofensivas contra la democracia? A escala mundial, del neoliberalismo imperialista que busca glebalizar el mundo. Repetimos, GLEBALIZAR, es decir, feudalizar, convertir a los pueblos en algo equivalente a los siervos de la gleba. Por eso busca hacer y deshacer con la tierra, el subsuelo, las aguas, el espectro electromagnético y todo el medio ambiente para lo cual barren las soberanías nacionales y fomentan la sobonería de los colaboracionistas como el ministro Villasante que quiere reprimir el paro del 7, 8 y 9 de julio presentándolo como ilegal, pero sobre Doe Run dice que tratándose de una empresa norteamericana no hay que aplicarle la ley. Por eso se deja a los trabajadores inermes en manos de Iran Rennert, el multimillonario dueño de dicha empresa. En la escala nacional, en el Perú, la ofensiva antidemocrática proviene del fujimorismo con o sin Fujimori, en lo que está inmerso Alan García. Estos son los que incendian al país al acrecentar la brecha entre pobres y ricos. Y hay que reparar en que, con el precedente de Honduras, la derecha ha recomenzado a "teorizar" sobre que la democracia es muy relativa y prescindible.

En consideración de lo anterior, de esa contradicción entre la invasión neoliberal y las resistencias democrático-nacionales que rige estos tiempos, todas las izquierdas deben convergir, incluso con los sectores liberales sensatos, es decir, antineoliberales, para encarar la problemática que va desde lo ideológico hasta las necesidades más urgentes de los pueblos. Nosotros ponemos sobre la mesa las siguientes propuestas y las que se desprendan de ellas.

1.- Nuestro primer principio básico: "La contradicción, ley fundamental única de la incesante transformación de la materia eterna". Con arreglo a la contradicción, y en el entendido de que se requieren ahora nuevas y audaces síntesis, juzgamos las diversas formaciones económico-sociales. A lo máximo que puede llegar un sistema de explotación es a ponderar la contradicción como competencia individualista, que es lo que acontece en el capitalismo hasta que desemboca en el imperialismo que niega la libre competencia y torna nuevamente al feudalismo, donde la contradicción no se expresa libremente pues los campesinos están sujetos a la tierra. En el esclavismo, el más antiguo sistema de explotación, la contradicción es más negada porque los esclavos son considerados mercancías en sí mismos y no seres humanos. Hasta aquí los sistemas de explotación. Mas un día habrá comunismo, y ahí la contradicción se procesará como libre competencia pero no individualista sino en función del conjunto. Tal sociedad, donde se exprese palmariamente la interdependencia de los seres humanos entre sí y con relación a la naturaleza, es cada vez más necesaria. Signos son de ello la urgencia de atender los problemas medio ambientales, la globalización cuya contradicción es mayor socialización de la producción y mayor concentración en menos manos, el descubrimiento del genoma humano como nuestro principal patrimonio común, el que las donaciones de sangre más confiables son aquellas sin fines de lucro, la solución colectiva al problema del transporte público, y un largo etcétera porque hasta la gripe AH1N1 nos habla de lo obligados que estamos los seres humanos a colaborar comunitariamente entre nosotros y con la naturaleza puesto que lo que le afecta a un individuo le puede afectar al conjunto.

2.- ¿Guerra Fría en América? Hace años planteamos que sí existía una especificación de ella en nuestro continente. Ahora declaramos que, en todo caso, los alzamientos populares pertenecen a una especie de Movimiento de los No Alineados. Porque es indispensable y posible luchar contra la gran burguesía compradora sin caer en manos de la gran burguesía burocrática.

3.- Atendiendo a las inmediatas condiciones objetivas y subjetivas de la sociedad consideramos adecuada una economía mixta, de empresas privadas y públicas, estas últimas sobre todo en los sectores estratégicos donde se debe permitir la integración vertical. Se debe pues, unir en un frente único nacional a todos los que participen en la Resistencia (es decir, a todos los obreros, campesinos en defensa de sus tierras, soldados, policías, intelectuales y hombres de negocios que luchen contra el invasor neoliberal).

4.- Sobre esa base lograr un Estado que atienda las tres S del pueblo, a saber: seguridad, salud y saber, es decir educación de calidad para los pobres con una política coherente y no como hace el gobierno descargando las falencias en el magisterio nacional.

5.- Convergencia con los transportistas. Lo hemos dicho en otra oportunidad cuando Martha Hildebrandt quiso lanzar a dicho sector contra los estudiantes universitarios para eximir de responsabilidad al Estado.

6.- En países como el Perú nada de esto funciona si no hay reconciliación, que no pasa por la impunidad para el lucro delictivo como en el caso de Rómulo León Alegría, sino por la amnistía general para los delitos político-sociales. Y la madre de todas las reconciliaciones en este país es la que se ha de dar entre los mayores contendientes del Perú contemporáneo: el Partido Comunista del Perú con el Dr. Guzmán a la cabeza y quienes representen lúcidamente al Estado peruano. Entonces, y sólo entonces, se podrá concebir una nación realmente reconciliada. En ese marco concebimos las jornadas de lucha de julio 2009 y las otras por venir, comprendiendo que vivimos tiempos fundacionales, de inflexión, así como comprometiéndonos, y apelando a todos según su condición, a estar a la altura de lo que la historia demanda. Que les sea propicia, estimados lectores, la lectura de la edición 16 de VÓRTICE.