Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REVISTA VÓRTICE - Ciencia, Arte y Filosofía desde la Política - PERÚ
Editorial

Ante los cruciales tiempos que vivimos

"En una palabra: el progreso revolucionario no se abrió paso con sus conquistas directas tragicómicas, sino por el contrario, engendrando una contrarrevolución cerrada y potente, engendrando un adversario, en la lucha contra el cual el partido de la subversión maduró, convir- tiéndose en un partido verdaderamente revolucionario", Marx, documento de mayo, p. 12.
Por los Editores de Vórtice

Artículos de Vórtice editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Vórtice, Lima, 16/08/09.- Proponemos el estudio de cuatro triangulaciones y un ejercicio de semejanzas y proporciones para romperle los huesos a la tozudez de quienes se oponen a la amnistía general, comenzando por Fujimori. Una síntesis de la crucial coyuntura nacional e internacional, y de sus antecedentes, con tal cometido. El ejercicio tendrá esta forma:

9

25

---

=

---

27

75

Y el primer cuestionamiento que hacemos a partir de esto recae sobre nosotros mismos: ¡por qué extraviada "razón" estaremos diciendo aún en la portada de VÓRTICE que ésta revista trata de "Ciencia, Política y Arte", como si la política no fuese una ciencia! En fin, comencemos por las triangulaciones.

1) La primera triangulación se refiere al Perú, gran almácigo ideológico:

El primer vértice lo ocupa Juan Carlos Tafur. Este actor neoliberal aparece alicaído, la verdad de la crisis lo está revolcando inmisericordemente. Pero él saca fuerzas de flaquezas y, premunido de la chaveta del cinismo, pasa a la ofensiva en PERÚ.21 (15/02/09): "¿Qué diablos tendrá que ver el liberalismo con los entuertos del capitalismo mercantilista aplicado en los Estados Unidos (…)", y enfila contra la izquierda porque, según él, es la que exige al gobierno "que aumente el gasto público populistamente, que reduzca la libertad económica en suma". Segundo vértice o segundo actor: el historiador Antonio Zapata. Le responde respetuosa y hasta dulcemente a Tafur. No percibe que éste no busca verdad, sino que su negocio es hablar. Es más, el señor Zapata no repara en que hay un tercer actor que está al acecho y que, como tigre enjaulado, busca irrumpir en escena. Así, con parsimonia pero bastante fundamento dice Zapata (La República, 18/02/09): "El sistema incluye dos tipos de ideólogos: en épocas de bonanza viene bien el liberalismo, porque permite justificar una ganancia privatizada (…). Pero en tiempos difíciles, se impone un giro; el sistema requiere un pensamiento que incluya la acción del Estado (…). La historia muestra que ningún populismo latinoamericano ha roto con el sistema capitalista. Por el contrario, los populismos han sido instrumentales a la salvación del sistema en épocas de crisis y han sentado las bases para mayores negocios privados en una fase ulterior (…) espero que Tafur comprenda la esencia del planteamiento izquierdista, que consiste en la transformación del Estado, buscando que no siga al servicio de negocios privados, sino que se ordene en función a las mayorías". Tafur ni le respondió a Antonio Zapata, pero sí a Adrianzén, quejándose porque éste le devolvió los insultos con los que Tafur inició el debate, en lugar de pronunciarse sobre si alguna vez el capitalismo salió de alguna crisis sin recurrir populistamente al Estado, que es lo principal como Zapata le ha enrostrado. Pero aunque Tafur desordene y rehuya a lo sustancial de la polémica que él mismo inició, ésta sigue su curso como bola de nieve, sobre todo porque el tercer actor, desde VÓRTICE, perdón, desde su vértice, saca en limpio lo sgte: "Lo correcto que dice el historiador Zapata recoge de pe a pa lo que sostiene el Dr. Abimael Guzmán desde hace decenios, principalmente a partir del régimen de Velasco. Sólo que no se quedó en las palabras y pasó a la acción para descoyuntar el círculo vicioso con que la burguesía burocrática (populista) y la compradora (liberal) se alternan para sojuzgar este país…". "¡¡YA VEN!! ¡¡SALTÓ LA LIEBRE!! ¡¡ESA ES LA PRUEBA DE QUE LA IZQUIERDA VEGETARIANA LE ES INSTRUMENTAL AL TERRORISMO!!", así chillaría Tafur relamiéndose de gusto. "¡NO ME DEFIENDAS, PUES, COMPADRE!", le diría Antonio Zapata, sin dulzura alguna, al tercer vértice por terciar en el debate. Sin sospechar lo que siembran al querer suprimir ese vértice ya que no podrán hacer una ocupación permanente de ese espacio del triángulo, como quieren las fuerzas fujimoristas y quienes se coluden con ellas en el primer vértice.

2) La segunda triangulación se refiere a Israel y Gaza. Abundantes muertes:

Primer vértice, Ariel Segal (La República, 08/01/09): "Lo que ocurre en Gaza es trágico por la muerte de inocentes y porque muestra que para algunos la necesidad de odiar a Israel es más fuerte que la necesidad de ayudar a que se funde un Estado Palestino pacífico y no fanático, sin grupos que como el Hamás convierten a la muerte en un culto". Segundo vértice, César Arias Quincot (suplemento de la República, 11/01/09), responde así sobre si el ataque israelí es desproporcionado: "No es desmedido, es igual que si a ti te agreden con un machete y tú sacas una metralleta para defenderte. Por qué vas a exigir al agredido que sea proporcional con el agresor". Y sobre cuál sería la solución más conciliable, responde: "Que Israel se retire a cambio de que Hamás le prometa no atacar". En el tercer vértice convergimos con Álvaro Vargas Llosa porque, esta vez con lucidez, dice que "Basta leer los artículos de los moderados en el diario israelí Haaretz (…) para darse cuenta del amargo resentimiento que millón y medio de gazianos debe haber incubado bajo las implacables limitaciones al comercio y al tránsito. Las restricciones que afectan la vida cotidiana en Cisjordania son también una fuente de humillación…". Más arriba dijo: "Cualquier cosa que no sea una ocupación permanente de Gaza, pues, garantizará el resurgimiento de Hamás. Pero una ocupación permanente colocará a la Autoridad Palestina (…) en la imposible disyuntiva de traicionar a la causa palestina o hacer de segundón de Hamás, algo que ya se empieza a ver". (Las subrayas son nuestras y se relacionan con las partes subrayadas de las otras tres triangulaciones).

3) La tercera triangulación se refiere a Nepal. Importante acuerdo de paz que los maoístas llevan adelante para evitar abundantes muertes:

Primer vértice, el ejército reaccionario de Nepal está violando el acuerdo de paz y, como lo reconoce la misión de la ONU, desacata la voluntad popular que favoreció a los maoístas en las urnas. Incluso el secretario del camarada Prachanda, Primer Ministro de Nepal, ha sido víctima de un atentado derechista. Segundo vértice, revisionistas y dogmáticos, cuando no se callan en todos los idiomas respecto a los peligros que enfrenta el esfuerzo democratizador llevado adelante por los maoístas en Nepal, lo condenan furibundamente. Los revisionistas, porque, según gustos de ellos, lo que quieren los maoístas es una República Popular donde no haya democracia; y los dogmáticos, porque, al ver de ellos, los maoístas han traicionado la revolución al embarcarse en dicho acuerdo de paz en lugar de continuar con la guerra popular. Tercer vértice, en este tercer espacio están los maoístas que partiendo de la necesidad de perseverar en los principios emprenden la riesgosa búsqueda de formas más democráticas de lucha, porque la historia de la Revolución Proletaria Mundial así lo demanda. De ahí la gran expectativa en un proceso como el de Nepal, donde ni uno ni otro puede simplemente suprimir y ocupar el espacio del contrario sin inmensos costos humanos, mucho menos con las formas anteriores, es decir sin contar con la voluntad expresa del pueblo fundada en todo un proceso educativo y plural.

4) La cuarta triangulación se refiere a la guerra económica que, en el afán de matar a la competencia y monopolizar los mercados, está arrojando una crisis mundial sin precedentes. Millones de afectados y muchos muertos hasta por suicidios:

En el primer vértice del triángulo se encuentra el partido de los que han guerreado como banqueros o gerentes de las grandes empresas y, siendo responsables de la crisis, reciben no sólo condonaciones y amnistías, sino millonarios salvatajes. En el segundo vértice se encuentra el partido de los hipócritas neoliberales que como el noruego Kydland, premio Nobel de economía, sostienen que no debe haber amnistías ni salvatajes para nadie porque eso implica malos mensajes para los agentes económicos que pueden reincidir en conductas que lleven a la crisis en el largo plazo. En el tercer vértice estamos los que pensamos que en el largo plazo todos estamos muertos. Y que exigimos que así como inevitablemente en este sistema rige la impunidad para los grandes agentes económicos, se debe amnistiar a los pequeños que no pueden pagar sus hipotecas, es decir, a los que perteneciendo al partido de los de abajo quisieron hacer valer su lugarcito y su espacio bajo el sol, no pocas veces con métodos erróneos, y perdieron.

Y bien, por la fuerza de la lógica, por la seducción de la deducción o por la penetración de la inducción, estas triangulaciones, tres de un tipo y la cuarta de otro, cuajan o coagulan, en la forma anunciada arriba, en este ejercicio de semejanzas y proporciones:

acuerdos y amnistías

condonaciones y salvatajes

------------------------------

=

------------------------------

política cruenta

guerra económica

Fórmula que se lee también como una analogía: los acuerdos y amnistías son a la política cruenta lo que las condonaciones y salvatajes son a la guerra económica. Que entienda quien quiera entender. Fórmula que sirve, entre otras cosas, para dislocar todas las coyunturas de las recalcitrantes posiciones que se oponen a la amnistía general. Comenzando por Alberto Fujimori y sus discípulos Alan García y ahora el inefable Yehude Simon. Nosotros percibimos en el juicio y la necesaria condena a Fujimori un paso importante que esclarecerá y desbrozará el camino hacia una reconciliación nacional. Porque en este país no habrá reconciliación si no se le baja el moño a la derecha, que aunque zozobró con la guerra popular, ha recuperado impunidad y se opone a los acuerdos. Y nosotros estamos por el Museo de la Memoria. Porque nadie impedirá que la memoria florezca como ya lo viene haciendo en obras que van desde No fue en vano, de Humala, hasta Confesiones de Tamara Fiol, de Gutiérrez, pasando por La teta asustada, de Llosa… Nada tenemos que perder, salvo nuestros errores, en que se ventile todo. Porque algún día, más pronto que tarde, se ha de entender que inocentes no hay, que en todo caso, las culpas se triangulan, hoy como ayer, entre quienes atizan el odio al oprimir, entre los que nada hacen por disminuir los odios y resentimientos aunque no opriman, y entre los que se rebelan como parte de los de abajo en función de un espacio. Y no es cierto que Fujimori haya llegado a sentir que nadie está libre de culpas, esa es su culpa principal. Porque fue así que, con Montesinos, usaron la propuesta de acuerdo de paz y estiraron la guerra interna con los propósitos y resultados consabidos, quedando hasta ahora su lógica antinacional y contraria a una verdadera reconciliación muy presente en la élite política. Cuando Fujimori sepa lo que es ser condenado, entonces él y los fujimoristas, sembradores de los mayores odios en nuestro país, tal vez podrán sentir y difundir estos versos del poeta español Marcos Ana, referidos a los presos políticos: ¡Amnistía!... ¡Amnistía!... ¡Amnistía!... / es el clamor que corre/ por la ancha geografía/ (…)/ ¿Quién podrá, sordo o ciego/ desoír la palabra que nos llama a ser hombres/ sin rencor y sin garras?/ ¡Amnistía!... ¡Amnistía!... / Hay que quebrar los hierros/ y romper las cadenas/ Hay que horadar los muros/ y quebrantar las piedras/ Hay que sacar los Hombres/ al aire y a la vida…/ ¡Amnistía!... ¡Amnistía!... ¡Amnistía!...

Así empezamos, estimados lectores, la edición 14 de VÓRTICE. Primera del 2009. Año álgido en política. Año Internacional de la Astronomía, en recuerdo de que hace 400 años Galileo hizo uso astronómico por primera vez de un telescopio. ¡Y pensar que la jerarquía católica después de reprimirlo por lo que descubrió ahora casi se quiere apropiar de su legado! Igual que la derecha se quiere apropiar de Darwin, a quien también se conmemora este año. Álvaro Vargas Llosa, por ejemplo, acaba de repetir. "En cualquier laboratorio de biología europeo hay quienes creen fervorosamente en las propiedades individualistas, emergentes y descentralizadas de los genomas y, al mismo tiempo, prefieren que sea el determinismo dirigista el que imponga el orden en el campo de la economía". ¡Jajá!, ¡dice que no le gusta la centralización y se pone a perorar sobre el genoma! Es la izquierda la que puede sentirse como el rey Midas de la ideología, pero la derecha pretende sustraerle sus canteras y activos. Eso sí, tal puede suceder si no perseveramos en el encarnamiento ideológico y político mediante firme y sagaz lucha de dos líneas, en todos los niveles. Con lo cual sólo nos resta decir aquí que nada de lo que hacemos sería posible sin el concurso de las mujeres. Y junto con felicitarlas por su día les dedicamos estos versos de Benedetti creyendo interpretar el sentir de los compañeros (y con eterna gratitud a quien nos unió con nuestras compañeras): Si te quiero es porque sos/ mi amor mi cómplice y todo/ y en la calle codo a codo/ somos mucho más que dos. Los editores, 02/ 03/ 09