Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REVISTA VÓRTICE - Ciencia, Arte y Filosofía desde la Política - PERÚ

Globoalienízate

Por los Editores de Vórtice

Artículos de Vórtice editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Vórtice, Lima, 31/09/09.-

Decadencia ideológica de la burguesía

La intención de este articulo, es hacer un análisis partiendo del marxismo, de la dinámica de interacción entre la estructura económica y la superestructura que se sostiene sobre ella. Para ello plantearemos primero un breve panorama económico, para poder entender con mayor profundidad las ideas que esta estructura económica sostiene.

Panorama económico

En varios artículos de Vórtice, hemos analizado el fenómeno del neoliberalismo y hemos descrito las terribles consecuencias que éste ha generado en las condiciones de vida de las masas trabajadoras. Esta vez la intención no es penetrar en sus sórdidas particulares, sino tratar de verlo desde una perspectiva más amplia, o si se quiere más dialéctica. El presidente Mao decía en sus Tesis Filosóficas que todo fenómeno se divide en dos, por tanto, no podemos analizar el neoliberalismo de una forma dialéctica, si no vemos su otro aspecto, su otra cara. Es cierto que el neoliberalismo ha generado miseria, pobreza y un terrible sufrimiento para las masas de los pueblos del tercer mundo, pero también es cierto que este mismo fenómeno ha acelerado el proceso de descomposición política que viven hoy los estados del tercer mundo lacayos al imperialismo, lo que ha generado gobiernos de seudo izquierda en muchos países de Latinoamérica para poder tranquilizar a las masas, que a principios de este milenio hacían tambalear los planes del imperialismo para el tercer mundo. Nadie hubiera podido imaginar a principios de los noventa que tan sólo una década después de haberse proclamado la muerte del socialismo, pudieran surgir en los países más grandes de Latinoamérica, gobiernos que siquiera de palabra se proclamaran socialistas. También es cierto que este fenómeno, al pauperizar las condiciones de vida de las masas, a niveles descomunales, ha profundizado las condiciones para que estas masas adopten una actitud revolucionaria y ha multiplicado por millones los soldados de la futura insurrección.

Entonces, esto es indiscutible, uno se divide en dos, y en eso nosotros queremos marcar distancias de los revisionistas que sólo dicen "cambien el modelo", y atacan al neoliberalismo sólo para congraciarse con las masas. Nosotros decimos si, el neoliberalismo es genocida, pero ya antes del neoliberalismo existían opresores y oprimidos, entonces, decir "cambien el modelo" a secas, conlleva tener un profundo espíritu revisionista, ya que de esto se puede deducir falsamente, si se cambia el modelo se acaba el sufrimiento de las masas y eso es dejarle la puerta abierta a los Ollantas y demás esbirros del sistema que se pintan de revolucionarios, esto es dejarle la puerta abierta al dominio político de la burguesía. Sabemos perfectamente que Ollanta es anti neoliberal sólo de palabra, esto no impide que nosotros aprovechemos la coyuntura que genera su discurso para exigirle que cumpla con sus promesas, obviamente no lo podrá hacer, lo que nos deja campo abierto para situarnos en la cresta de la ola que el oportunismo nacionalista de Humala genera.

Entonces, lo que cabe es mirar el fenómeno con perspectiva histórica, con herramientas científicas, si es que no nos queremos quedar a la zaga ideológica de la pequeña burguesía. Nosotros creemos que el neoliberalismo es la herramienta económica del imperialismo para explotar y saquear a los países del tercer mundo en su fase de potencia hegemónica única, y de recuperación transitoria sustentada en los nuevos rubros de la industria (cibernética, informática, etc.,). Este fenómeno cobra importancia decisiva a partir del derrumbe del social imperialismo soviético y de la caída del Muro de Berlín (89 - 91), esto es, cuando la contradicción principal deja de ser imperialismo norteamericano - social imperialismo soviético y se transforma en imperialismo norteamericano - países del tercer mundo. Y acá se cumple lo que dijeran Marx y Engels hace más de 150 años "Espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos, la burguesía recorre el mundo entero, necesita anidar en todas partes, crear vínculos en todas partes" (Marx y Engels. Manifiesto del Partido Comunista).

Bajo estas nuevas condiciones, sin el rival social imperialista compitiendo como paradigma de sociedad, el imperialismo norteamericano se lanza a explotar con mucha más profundidad a los países del tercer mundo y genera el neoliberalismo como herramienta para generar nuevos mercados y mayores fuentes de materia prima. No hay que olvidar que el imperialismo se ve obligado a enfrentar al socialismo cuando aún era muy joven, recuérdese lo que Lenin nos decía en su gran libro "Imperialismo fase superior del capitalismo", que el capitalismo se transforma en imperialismo a principios del siglo XX, y sólo 17 años después triunfa la revolución bolchevique en Rusia, esto obviamente causó una interrupción o al menos una gran influencia en el desarrollo del imperialismo de manera independiente. El hecho de haber tenido que coexistir con el sistema social que lo va a exterminar tarde o temprano, influyó en el desarrollo del imperialismo. Ahí tenemos el plan Marshall, la carrera espacial con la URRS revisionista, etc. El Imperialismo Norteamericano tuvo que invertir grandes energías en no "desacreditarse" como sistema frente a las grandes masas de la tierra.

Entonces, se podría decir que el neoliberalismo es en verdad la restitución o la reconexión del imperialismo a un desarrollo independiente, sin ningún tipo de coexistencia con "Estados proletarios o social imperialistas".

Esto genera que una vez disipados los peligros, el imperialismo se lance a exterminar las escasas bases capitalistas de los países del tercer mundo y por lo tanto a profundizar la semicolonilidad y la semifeudalidad en estos, como necesidad para su propia supervivencia.

Es bajo este panorama que queremos analizar la superestructura social, que dentro de este marco cobra una importancia vital, ya que en estas ideas se sostiene la precaria estabilidad social, es en estas farsas donde la burguesía encuentra posibilidades de supervivencia.

La superestructura del neoliberalismo

Bajo estas circunstancias de absoluta imposibilidad de las masas de mejorar significativamente sus reales y objetivas condiciones de vida, la clase opresora genera toda una maquinaria ideológica por la cual se aliena a las masas a niveles inconcebibles, sembrando la ilusión de que se pueden mejorar las condiciones de vida sin tocar con el pétalo de una flor a los opresores que generan la pauperización y la miseria. Décadas atrás, un joven de un barrio urbano - marginal podía soñar con aprender un oficio, convertirse en obrero, intentar poner una pequeña empresa, hoy, ante una realidad donde las pequeñas empresas quiebran a diario, donde los obreros se pelean en las esquinas por un puesto de trabajo, este sueño ya no ilusiona a nadie, es por eso, que la burguesía promueve nuevas ilusiones, acorde a las nuevas circunstancias.

Acá por ejemplo, entra a tallar el fenómeno de la llamada farándula, que inunda los medios burgueses que consumen las masas, esta farándula se ha convertido en la nueva nobleza del imperialismo, ya no son los reyes y princesas de la feudalidad clásica, los que encandilan a las masas, ahora son las vedettes, cantantes, actores de telenovelas, los encargados de entretener a la plebe. Decimos que son una nueva nobleza porque pertenecer a este mundillo se ha convertido, haciendo la analogía con el pasado, como obtener un título nobiliario, no importa tu condición económica, si obtienes el privilegio de pertenecer a esta elite las riquezas empezarán a llegar. Vemos que muchos faranduleros primero se preocupan en hacerse conocidos, después llegan las propiedades y los negocios, entonces esto se puede catalogar dentro de una dinámica social de base económica semifeudal porque no se puede clasificar dentro de una lógica capitalista que parte primero de una acumulación de propiedad para luego alcanzar el reconocimiento. Bill Gates, por ejemplo, se vuelve un paradigma por la acumulación de propiedad privada que generó con Microsoft, en cambio, dentro de la lógica semifeudal que impera en los países del tercer mundo, primero te involucras en un escándalo que puede calar en los medios, ya sea siendo cantante, vedette o actor de mala muerte y luego empiezas a acumular propiedades en base a que te vuelves objeto de consumo de una masa que cada día ve más lejana la satisfacción de sus necesidades primarias por una lógica de ascenso capitalista y consume ardientemente todo lo que estos faranduleros protagonizan, ya que en el fondo se han identificado con la forma en que estos sujetos han ascendido socialmente y esto no es broma, los programas dedicados a la farándula inundan los medios burgueses en toda Latinoamérica y nosotros como marxistas no podemos permanecer indiferentes ante esta situación, tenemos que analizar y comprender su base, su esencia.

Entonces, interrelacionando los análisis podemos decir que la estructura económica semifeudal genera obviamente una superestructura también semifeudal, la farándula se sustenta en una estructura semifeudal y semicolonial, en una lógica donde se dificulta enormemente al ascenso social de tipo capitalista, ya sea convirtiéndose en obrero o en pequeño empresario, entonces aparece "una forma" de ascenso social de tipo semifeudal, basada más que nada en el azar, en la esperanza de trascender en algún pasquín promovido por la burguesía y lograr hacerse conocido, para así, a la vez, convertirse en paradigma y desfogue de las frustraciones de las masas y crear la fantasía de que todos podemos ser estrellas, todos podemos ser príncipes o princesas si se nos presenta el hada madrina encarnada en los órganos de prensa de la burguesía, después de eso ya tenemos el nuevo título nobiliario que nos permitirá empezar a acumular propiedad privada.

Esto refleja a cabo a rabo la profunda decadencia ideológica en que se encuentra la clase dominante, que ha tenido que desempolvar los viejos cuentos de la cenicienta para poder mantener la precaria estabilidad social en la sociedad que parasita y explota descaradamente. No en vano la burguesía dedica tanto tiempo y dinero para promocionar la fantasía del futbolista que triunfa en Europa, del suertudo que se gano la visa en el sorteo de la embajada norteamericana y que cumplirá su "sueño americano", o porque no, el de la provinciana que llega a Lima y a punta de prostituirse llega a convertirse en una cotizada vedette en las páginas de los diarios chicha. Estas son, pues, las nuevas formas de "progresar" socialmente que promueve la burguesía.

Sabemos que en apariencia este tema puede parecer algo simplón como para dedicarle un artículo en una revista como Vórtice, pero hay que tratar de imaginar cuantos jóvenes de las zonas urbano - marginales, y porque no también, de las residenciales pueden estar soñando con convertirse en un futbolista cotizado, mientras Ud. Lee este artículo, cuantos jóvenes se sienten importantes e incluidos al sistema, tan sólo por el hecho de tener celular, de tener acceso a internet o al cable, mientras sus condiciones objetivas de vida son profundamente miserables, sin oportunidad de acceder a un tipo de conocimiento realmente humanizante, con un padre alcohólico, una madre frustrada, una hermana con embarazos no deseados. No queremos caer en subjetivismo ni en caprichosas generalizaciones, pero tampoco podemos negar que la realidad de nuestro pueblo es lacerante y callar nos convierte en cómplices. "pero la proliferación de internet en barrios marginales donde a duras penas se logran saciar necesidades básicas, la proliferación de celulares con cámara entre masas que no acceden a sueldos medianamente 'dignos', la proliferación de DVDs y televisores de pantalla plana entre masas que defecan en silos o ven a sus hijos padeciendo de enfermedades crónicas o curables; mas que denotar progreso y desarrollo, muestra a viva luz la enajenación, alienación y embrutecimiento de nuestro heroico pueblo" (Andrés García Vórtice #3. Apuntes sobre la Cultura Nacional parte II).

Todas estas ideas no nacen de la nada, nacen de la efectiva imposibilidad que tiene el imperialismo de mejorar las condiciones de vida de los pueblos del tercer mundo sin afectar en un ápice la propiedad privada. Nuestra masa vive soñando con convertirse en reyes y princesas (léase actor o vedette) mientras viven como mendigos, sólo que estos mendigos de cuando en cuando chatean en cabinas públicas de internet, portan modernos celulares y admiran los goles de algún futbolista peruano en Europa, pero todo esto, sin cambiar en un ápice la condición de esclavos y de mendigos. Esto es el progreso nos grita la burguesía en coro, esto es la globalización nos gritan los genocidas imperialistas todavía con las manos manchadas de sangre producto de la masacre del pueblo iraquí, nosotros creemos que esta es simplemente la superestructura ideológica de un sistema económico decadente de una estructura económica saqueadora e injusta, en suma, es la superestructura ideológica de una sociedad aún dividida en explotadores y explotados.