Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - FRANCIA

Manifestaciones contra la crisis en toda Francia

Por Ximena Gautier Greve, Poeta franco-chilena

Artículos de Ximena Gautier Greve editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Paris, 29/01/09.- Hoy, Jueves 29, exactamente siete días después de la híper-manifestación nacional del jueves pasado, ocho confederaciones sindicales francesas, han llamado a una jornada de acción interprofesional, a la cual todos los sectores de la actividad pública y privada se han asociado en la protesta contra la pérdida del poder adquisitivo, contra la política con la cual el gobierno está afrontando la crisis, contra las reducciones de puestos y licenciamientos masivos en todos los sectores. También piden que las ayudas multimillonarias que Francia está dando al sector bancario y empresarial en caída libre, sean condicionadas a la conservación de los puestos de trabajo y no a ser repartidas, como se ha visto, en dividendos y primas para los accionarios y directores de bancos. También piden que las leyes que terminan con la semana de 35 horas implantada por Martine Aubry durante el gobierno socialista precedente, sean mantenidas. Exigen también que sea retirada definitivamente la reforma del Código del Trabajo que transforma los días domingo en días laborales, eliminando de esta manera el reposo semanal de trabajadores y trabajadoras.

Gráfico editado en una publicación del sindicato de trabajadores del INSEE.

Casi doscientos desfiles han recorrido las ciudades francesas en la manifestación-monstruo más importante vista hasta aquí en este país. De acuerdo a los cálculos de la CGT (Centrale Général ede Travailleurs), el número de manifestantes alcanzaba los dos millones y medio de adultos. Incluso los jubilados manifestaban.

El Jueves pasado los manifestantes llegaron al millón y medio.

El presidente Sarkozy apareció en la tele muy contento de su reforma que implanta el "servicio mínimo" los días de huelga, y diciendo muerto de la risa: "Ahora cuando haya una huelga, no se va a ver".

Frasecita que ha tenido el talento de exasperar las filas trabajadoras, que enarbolan hoy pancartas que dicen "Ahora si que nos ves, Sarkozy?"

Lo cual ha de haber exasperado al Presidente que no ha logrado echarse al bolsillo a los sindicatos y enfrenta además una oposición congresista que lo amenaza de "hacer su trabajo en la calle" frente a las imposiciones destinadas a limitarles el tiempo de discusión de las reformas constitucionales en el Parlamento.

La huelga cuenta con el apoyo de un 65% de los utilizadores de los servicios en huelga, entre los que se cuentan los personales de la Educación, de la Salud, el Correo, los trenes y metros y toda la actividad económica y social pública y privada del país..

Sabiendo que no habría ningún modo de llegar a sus trabajos, muchos empleados optaron por pedir una jornada de vacaciones, lo cual ha aliviado algo el tráfico en las auto rutas en donde se observó esta mañana un embotellamiento de solo doscientos kilómetros entre Paris y sus aledaños, en donde viven mayoritariamente los asalariados del departamento.

El presidente Sarkozy en pugna abierta con los sindicatos ha puesto en obra mecanismos de reemplazo llamado "servicio mínimo", para evitar los malos funcionamientos, sobretodo en las escuelas y transportes. En las escuelas, colegios y liceos, ha optado por el concepto guardería, incitando a los alcaldes a requisicionar todo adulto de su administración para ir a las escuelas a guardar los chiquitos y también los más grandes, mientras sus profes hacen la huelga. La cuestión es bién arriesgada y levanta el problema de la seguridad de los educandos, así como la pérdida del tiempo destinado a adquirir conocimientos, ya que por algo se forma a institutores y profesores durante largos años de maestría, y aún así, se observa un aumento grave de la violencia en los establecimientos.

Las discrepancias en torno a las cifras son enormes. El Ministerio de Educación admite casi un 50% de institutores y un 28% de profesores en colegios y liceos. Sin embargo el Sindicato Nacional de Profesores de la Educación Secundaria más importante (SNES) ha señalado un 60% de huelguistas. En el sector de enseñanza primaria, los huelguistas llegaron a 69%. Los profesores reclaman contra la supresión de puestos, contra los sueldos precarios y reclaman la revalorización de sus profesiones, al tiempo que exigen una escuela que asegure el éxito a los educandos.

En los hospitales, se ha requisicionado personal, el cual en tiempos normales está escaseando peligrosamente, constancia es la última ola de "accidentes" y de decesos que han puesto en tela de juicio a la Ministra de la Salud. En el transporte, la pugna entre el Presidente y los sindicatos de la SNCF (chemins de fer) ha llevado a estos últimos a encontrar una finesa para poder ejercer el derecho constitucional de huelga. Los paros de una hora menos un minuto, han causado la cólera del ejecutivo, quién ha decidido modificar su ley anterior destinada a obligar a trabajar a los huelguistas. Es así como los sindicalistas se han visto tachados de "irresponsables" por Sarkozy, quién preferiría la existencia de un sindicalismo apoyando al poder en la instalación de sus reformas contrarias a los intereses de los asalariados, cada vez más atentatorias contra los logros obtenidos por los trabajadores a través del siglo XX y que disminuyen su poder adquisitivo. Los sindicatos franceses son acusados de hostilidad y de conservadorismo porque rechazan el alto costo social de dichas reformas. Se les opone a los sindicatos alemanes que serían ellos "constructivos".

Sin embargo, Francia no es más huelguista que los países vecinos. Lo que sí sucede es que el descontento aquí es capaz de generar conflictos más amplios y que la "erupción social " es constante.

Últimamente, los conflictos invaden otras formas que la huelga para expresarse: peticiones, paros médicos, recurso a los tribunales de “prudhommes”. A pesar de que las empresas tratan de ahogarlo, el descontento está presente en todas partes e inclusive los cuadros empresariales trabajan bajo presión.

France Telecom con 42% de huelguistas según el sindicato Sud-Solidaires, denuncia la degradación de las condiciones de trabajo y de los empleos, la escasez de la inversión y mejoramiento, falta de material y de equipos para afrontar las situaciones catastróficas como las sufridas en el circuito de Aquitania luego del temporal que ha dejado un cuarto del país sin luz, sin agua, sin comunicaciones...

En los transportes parisinos y a pesar de las cifras optimistas dadas por la dirección de la red de buses, metros y trenes de la región, la CGT indicaba casi el 50% en metros y buses, mientras que la red regional acusaba 97% de huelguistas. En todo caso, hemos podido observar el taco fenomenal en la auto-ruta del Este y la ausencia total de trenes regionales, en donde hasta las estaciones están cerradas.

El personal de los Bancos y de la Justicia también en huelga.

France Televisions (con cinco cadenas estatales), Radio France, con France Info, France Inter, France Culture y France Musique con un 30% de huelguistas según la dirección del grupo. Este sector está protestando contra la proposición de reforma del audiovisual que no ha sido ni discutida pero que ya fue aplicada, y que entre otras contestaciones señaladas por Noël Mamère ( ecologista) deja la elección de la dirección del grupo entre las manos del Presidente de la República. Además rechazan el plan social para Radio France Internacional (RFI) que se ve afectada por la supresión de 206 puestos sobre un total de mil, esto es casi el quinto de trabajadores de la información suprimido. Esto corresponde a un "plan de modernización".

Los dirigentes sindicalistas estiman un éxito la protesta y Jean-Claude Mailly (ForceOuvrière) ha declarado que "el gobierno sería irresponsable si no tomara en cuenta una movilización semejante".

En Lyon, en Burdeos, en Marsella, las manifestaciones también han sido gigantescas. Desfiles de varios kilómetros han inundado las ciudades. Los asalariados no quieren pagar los platos rotos de la crisis. Gritos como "Sarko, ¿nos ves ahora?" o bien "salven los empleos" se escuchaban. Los de Toulouse organizaron una comparsa con Asterix y un "pueblo de galos que resiste a los predadores"...

En el desfile se vieron Marie George Buffet, Secretaria General del PCF y Martine Aubry, Secretaria del Partido Socialista, con su corte de senadores y diputados socialistas que la acompañaban.