Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Solidaridad con la CGT de Colombia y sus dirigentes amenazados por el terrorismo residual

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Información relacionada:
Colombia: La CGT rechaza las criminales amenazas de las FARC contra sus dirigentes - Por el Comité Ejecutivo Nacional

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 01/06/13.- Desde España y desde la amistad y la solidaridad que he practicado en los últimos 35 años con la clase trabajadora de Colombia y con sus centrales sindicales representativas, con especial afecto y vinculación a la CGT… quiero expresar mi inquietud e indignación por las amenazas vertidas contra los máximos dirigentes de la CGT, primera central colombiana, por parte de las autodenominadas "FARC".

Este tipo de amenazas son más propias de escuadrones fascistas y de matones que de una organización que se reclama "revolucionaria".

Además, con estas amenazas las tales "FARC" se retratan como un ente sin norte ni coherencia mínima,

  • 1) Porque acusar a la CGT de connivencia con el Gobierno Santos o de apoyo a los acuerdos bilaterales EEUU-Colombia, expresa tal nivel de ignorancia de la realidad colombiana que raya en la imbecilidad.
  • 2) Porque al amenazar a la CGT se atenta contra toda la clase trabajadora colombiana que ha dado testimonios sobrados de que tiene en la CGT confianza y compromiso, al contrario del rechazo largamente manifestado contra las "FARC" y sus métodos terroristas y extorsivos.
  • 3) Porque cuando toda América Latina, y el mundo entero, vemos con ilusión y esperanza las negociaciones por una paz justa e irreversible en Colombia… las llamadas "FARC" contradicen gravemente su voluntad de paz frente a la urgencia y la unanimidad con la que toda Colombia, y la CGT en primera línea, la reclaman…

Espero y deseo que estas actuaciones condenables y absurdas no sean más que espasmos de incoherencia de sectores extremistas que la propia realidad y las ansias de paz aislarán a la cuneta del proceso histórico.

Me queda hacer llegar todo mi cariño y solidaridad con los dirigentes de la CGT, con Julio Roberto y Myrian al frente, cuya amistad me honra y que son testimonio de honestidad y compromiso insobornable con la clase trabajadora y el pueblo de Colombia en su lucha por el Trabajo Digno, la Justicia Social y la Paz Autentica.