Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Impidamos que unos bárbaros llamados "autoridades" cierren la Unidad del Dolor del Hospital de León

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 08/07/13.- Esta crisis-estafa está provocando dosis grandísimas de sufrimiento social y humano a amplios sectores de la población española

Hemos denunciado esto en infinidad de ocasiones y a través de todos los medios de que disponemos. Y hemos denunciado, también, la practica impunidad de los canallas que han provocado esta crisis-estafa y de como la manejan en su exclusivo provecho, para acumular riquezas y poder sin limite a cuenta del sufrimiento de tanta gente inocente.

Es el paro, la pobreza y la desesperación que genera, la perdida de la casa, la malnutrición a causa de la caída vertiginosa de los salarios y el nivel escaso de las pensiones, tener que trabajar en condiciones indignas y en los términos que te impongan los beneficiarios de las "reformas laborales", la dependencia de los padres o los abuelos para sobrevivir, el deterioro de la educación, la sanidad y otros servicios públicos vitales a causa de los recortes presupuestarios... los suicidios de personas que ya no podían más.

Pero siempre pueden llevar más lejos sus medidas y canalladas y provocar así más y más sufrimiento a la gente sencilla. Y lo hacen. Ésta es de esta misma tarde:

En el Hospital de León han cerrado la unidad del dolor para lo que queda de verano, es decir, hasta septiembre. De ese Hospital dependen enfermos y enfermas, mayores o no, en fase terminal y en riesgo de sufrir dolores intensos.

Si cierran la unidad del dolor, si se lo permitimos, condenan -o condenamos- a una muerte o a una fase final de la vida absolutamente inhumana para decenas de personas dependientes de ese Hospital.

Es una canallada, una salvajada, un atentado a la deontología más elemental, al juramento hipocrático mismo que establece como primera misión de la medicina aliviar o erradicar el dolor humano. A quien le quede lejos el problema, dada la afición de tanta gente a inhibirse y mirar para otro lado, que se imagine que tiene en ese Hospital a un ser querido y que en los próximos tres meses nadie le va a hacer el menor caso aunque el dolor le resulte insoportable.

Por favor, paremos esta locura, está perdida total de humanidad y caridad, incluso, con los más necesitados e indefensos.

Que alguien que entienda organice una campaña de estas en la red para recoger firmas y obligar a los responsables de la Junta de Castilla y León que mantengan abierta la unidad del dolor del citado Hospital de león.

Que alguien de León, cuantos más mejor, presenten denuncia en el juzgado de guardia contra este atropello incalificable e inhumano. Estoy convencido que cualquier juez decente parará esta medida insoportable e intolerable.