Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Rajoy pretende zafarse de la corrupción atrincherándose en los "mercados" y en ilusorias estadísticas sobre el desempleo

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Artículo relacionado:

España: A los militantes del Partido Popular - Por Manuel Zaguirre

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 02/08/13.- Como se suele decir, Rajoy es un cadáver político. Lo mató la crisis-estafa, como a Zapatero, la corrupción endémica del Partido Popular (PP), con el "caso Barcenas" como puntilla, la ambición indisimulada de personajes de su partido como Aznar, Aguirre y otros, por tumbarlo y substituirlo… y lo remató la sesión parlamentaria de ayer, 1 de Agosto, en la que mintió vilmente a la cámara de la supuesta soberanía popular sobre sus relaciones y complicidades con el Barcenas, hombre clave en las pestilentes finanzas del PP en los últimos 20 años, y "amiguito del alma" de Rajoy hasta ayer mismo como el que dice, como lo prueban los mensajes telefónicos que éste enviaba al delincuente confeso Barcenas.

Encuestas publicadas unas horas después de la tal sesión parlamentaria son inequívocas: Un 80% de la ciudadanía considera que Rajoy mintió o no dio, ni mucho menos, explicaciones suficientes sobre este monumental embrollo que enmierda la vida político-institucional española y complica, más si cabe, la gravedad de la crisis económico-social que asola España y cualquier salida de la misma. Esa cifra del 80% es la suma de las personas que creen que Rajoy debe dimitir y/o convocar elecciones generales ya mismo. Esos mismos porcentajes de intención, en los electores del propio PP, se mueven entre el 40 y el 50%, lo cual es un dato especialmente fulminante.

Sin la menor duda, Rajoy es un cadáver político. Cosa distinta es cómo, cuándo y quiénes lo enterrarán, o enterraremos, y con qué grado de dignidad y pompa se producirá el figurado entierro. Puede ser su propio partido, el PP, o una moción de censura parlamentaria de toda la oposición que rompa en parte la disciplina de voto del grupo PP -harto improbable-, o la movilización social resuelta a acabar con toda esta basura, o nuevas revelaciones del Barcenas desde la cárcel que obliguen a Rajoy a salir huyendo y convocar elecciones… O puede ser una caótica combinación de todas estas hipótesis.

Lo que está claro es que cuanto más tarde en producirse el entierro más insoportable será el hedor a muerto; es lo propio. O, lo que es peor, puede producirse la situación descrita en aquel macabro chiste que dice que una familia iba por el cementerio a enterrar a un familiar y de pronto alguien señala una mano que salía de la tierra y se movía desesperadamente y exclama despavorido "ahí hay alguien vivo…" El sepulturero se apresura a pisar la mano y cubrirla con tierra mientras les dice "no, no estaba vivo; simplemente mal enterrado…"

La resistencia de Rajoy lo pone en riesgo de ser el muerto mal enterrado de este siniestro chiste en el que han convertido a España… Y aunque sólo fuera por humanidad, yo no quiero que nadie corra esa suerte, ni Rajoy siquiera.

Chistes aparte, la estrategia de Rajoy no es numantina; es estúpida, simplemente. Resistir como sea el sunami del Barcenas y la corrupción -que tienen su origen en el tándem Aznar/Rato y en la odiosa especulación inmobiliaria que promovieron y ampararon desde 1996- basándose en la esperanza de que las cifras macro-económicas, la confianza de los "mercados" o la evolución del desempleo en verano, harán olvidar la pestilencia de la corrupción y sus propias responsabilidades en ella por acción u omisión … es un acto de estupidez aunque nos lo quiera vender como un acto de fe. Y ello por dos razones fundamentales:

1) La gente en España no son, no somos, una caterva de cínicos e inmorales dispuestos a olvidar y perdonar la corrupción si nos alivian el estomago y el bajo vientre con una "salida" más o menos llevadera de la crisis; sabemos que ésta ha sido provocada por la corrupción, entre otras causas, y que la misma alimenta y se alimenta de la crisis.

2) Los datos que supuestamente apuntan a una "salida" de la crisis son o muy débiles y remotos o inexistentes por mucho que Rajoy y sus colaboradores se empeñen en airearlos y/o manipularlos para contener el sunami de la corrupción. Y esto lo digo con todo el dolor de mi alma pero es la verdad de lo que hay sobre la crisis y lo lejos que queda superarla. A nadie más que a mí, tras una vida entera dedicada a la lucha por el Trabajo y la Justicia, le gustaría que el Pleno Empleo estuviera cerca.

Veamos. Antes de entrar en lo del Barcenas, Rajoy dedicó una gran parte de su discurso parlamentario a cantar las excelencias de nuestro cuadro macro-económico, la confianza de los mercados en él y en su gobierno, la evolución del paro y otras variables.

Rajoy y su gente saben, o debieran saber, que los datos macro-económicos son intangibles y se la sudan a las buenas gentes que sufren y luchan cada día por su supervivencia; gentes que en España suman con creces la mitad larga de la población.

Rajoy se ofrece a los llamados "mercados" como garantía de estabilidad política pues sabe que a éstos, bandas de especuladores y delincuentes organizados, les importa un bledo la corrupción; ellos son la esencia misma de la corrupción. Rajoy debiera saber que los "mercados" no están para salvar gobiernos. Que están exactamente para lo contrario, para destruirlos y, con ellos, destruir a los países y a las personas. Hay pruebas clamorosas de ello en todas partes, en épocas recientes y pasadas.

Y en cuanto a la evolución del paro o desempleo la cosa empieza a ser cómica si no fuera tan trágica. Rajoy y otros corifeos, incluidos a ratos los dos sindicatos oficiales, echan las campanas al vuelo porque el paro viene bajando desde hace 5 meses consecutivos. Conviene detenerse en este punto clave para la vida, o la muerte, social de muchos millones de españoles:

  • … Airean las cifras de descenso del paro con la intención de que sean entendidas subliminalmente como cifras de creación de empleo y puestos de trabajo y, tal como he denunciado en tantas ocasiones, de eso nada de nada. Tomemos las cifras del mes de Julio que han publicado hace unas horas. El gobierno de Rajoy dice que el paro registrado -de inscritos en las oficinas- ha descendido en 64.866 personas… pero en la Seguridad Social sólo se han producido 32.890 altas en ese mismo periodo… ¿Dónde están los 31.976 que faltan?
  • … Pues teniendo en cuenta que se han hecho 1.500.000 contratos en ese mes de Julio, que el 96% de ellos es temporal (debajo de cada supuesto "puesto de trabajo" hay casi 5 contratos, ¿quién da más?)… los 64.866 o los 32.890 o los 31.976, qué más da, están entre la precariedad extrema y la explotación laboral pura y simple, cuando no en la pobreza y exclusión absolutas…
  • … Y esto en plena temporada de verano en un país, España, que recibe casi 60 millones de turistas al año. El pasado mes de Mayo, la cosa fue peor, batieron su propio record. Declararon 127.000 parados menos y 25.000 inscritos nuevos a la Seguridad Social. ¡Se evaporaron, desaparecieron, 102.000 parados en un solo mes!.

Tan "brillantes" estadísticas de verano no pueden ocultar que en España "sólo" hay 4.700.000 parados registrados y 6.000.000 de parados según la Encuesta de Población Activa (EPA).

¿A quién pretenden engañar estos títeres de los "mercados" y los mercaderes?.

Para concluir no me resisto a echar unas líneas sobre una dimensión de toda esta mierda del "caso Barcenas" que me parece escalofriante:

El juez Ruz le ha localizado, e incautado, al Barcenas cuentas con unos 50.000.000 de euros.. y sigue investigando. Este dinerillo lo ha ido robando el Barcenas a lo largo de los años a base de distraer cantidades de las donaciones, legales e ilegales sobre todo, que las empresas constructoras, y otras, hacían al PP a cambio de que éste ordenara a sus gobiernos nacional, autonómicos o municipales, concesiones de obras a dichos empresarios en plena orgía del ladrillo.

Ya es duro que ni el Aznar, ni el Rato, ni el Rajoy, ni el Cascos, ni el Arenas, ni el Trillo, ni el Mayor Oreja, ni la Cospedal, ni nadie de nadie en el PP, se enteraran de que el Barcenas durante 20 años se estaba haciendo una alcancía en Suiza con 50.000.000 de euros… Pero es más dura la ecuación siguiente: "Si el Barcenas pilló lo que pilló siendo el último eslabón de la cadena, ¿cuánto dinero pilló el PP y los primeros eslabones de la cadena procedente de las empresas constructoras y ¡ESA ES LA MÁS GORDA!, cuánto pillaron las generosas empresas constructoras de los generosos gobiernos del PP y otros…? Las cifras de la respuesta tendrían unas ristras enormes de ceros.

Yo creo que si las arcas públicas recuperaran tan solo el 10% de todo lo que se robó al amparo del ladrillo, la crisis-estafa podríamos empezar a superarla. El problema sería dónde meter a tanto ladrón, a tanto corrupto, a tanto corruptor.

Habría que acometer un programa acelerado de construcción de cárceles… pero procurando que no las construyeran los mismos que deberían ocuparlas. No jodamos.