Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Catalunya - España: juntos podemos…

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 11/09/13.- Quien me conoce sabe que no soy partidario de la separación de Catalunya del conjunto de España. Y quien me conoce sabe, también, que desde muy jovencito, en plena dictadura, persecución y opresión de los derechos nacionales de Catalunya, yo hice cuanto pude por la recuperación y ampliación de esos derechos nacionales, la lengua catalana muy especialmente… pero siempre afirmando la primacía de la Clase Trabajadora y del progreso social en Catalunya. El segundo periódico que yo fundé, forzosamente clandestino, se llamó -y se llama porque sigue apareciendo- CATALUNYA OBRERA, portavoz de la USO. Bajo el nombre, una frase, en catalán, por supuesto, identificaba al periódico: "Por la organización de los trabajadores y los pueblos de España hacia la Democracia Socialista". Era en 1968.

Y no soy independentista, dicho telegráficamente y ratificando mi compromiso de escribir más a fondo cuando proceda, por una razón de naturaleza moral que cabe en un ejemplo muy básico: No es muy humano que alguien porque es o se cree más rico que el resto de la familia, abandone ésta y la casa común construida entre todos porque son o cree que son más pobres… Pero bueno, no es más que mi humilde e irrelevante punto de vista.

Dicho esto, no tengo la menor duda que hoy, 11 de Septiembre, Diada Nacional de Catalunya, han salido a las calles una riada de personas, formando una cadena humana que ha atravesado el territorio catalán desde la frontera francesa hasta la linde con la Comunidad Valenciana, bajo el título "La vía catalana hacia la independencia". 400 kilómetros largos de cadena humana. Yo he visto algún tramo y no hay duda: un gentío de amplísimo espectro social y humano, en un ambiente festivo y pacífico plenos y sin registrar el menor incidente.

No es posible ninguna guerra de cifras porque los convocantes de la cadena -el gobierno, las instituciones, los medios de comunicación bajo su control, etc.- son los mismos que cuentan el número de participantes y convierten esa cifra en oficial e indiscutible. Si el año pasado contaron millón y medio en la manifestación, hoy han contado un millón y seiscientos mil… Da lo mismo que hubieran contado tres millones pues tienen la exclusividad del conteo…

Insisto, era muchísima gente y con un clamor inequívoco de "in, inde, independencia…". Es el derecho democrático de esa parte muy significativa de la ciudadanía de Catalunya. Y para mí, punto y final en el terreno de los principios, en tanto que demócrata que modestamente me considero.

En todo caso, reitero hasta la saciedad, que harán falta dosis infinitas de diálogo, de generosidad, de altura de miras y visión histórica, de liderazgos testimoniales capaces de inspirar confianza y trasladarla a la ciudadanía catalana y española. Lideres generadores de espacios fraternales de encuentro, construcción y sueños compartidos… Exactamente lo contrario de lo que, hoy por hoy, hay en escena… Porque, lo creo de corazón y con la razón, que sería muy incierto y penoso el futuro de España y de Catalunya negando o echando por la borda cuanto nos une y nos convoca… y cuanto nos diferencia y diversifica y, por lo tanto, nos enriquece y fortalece.

Dicho todo lo anterior, debo denunciar dos hechos antitéticos y lejanos el uno del otro:

1) El ataque cobarde de un grupo de fascistas a las personas que se reunían pacíficamente en la sede de la Generalitat de Catalunya en pleno centro de Madrid para conmemorar el 11 de Septiembre. Han agredido, destrozado, insultado, arrojado gases lacrimógenos en un local pequeño y cerrado, al grito de "Catalunya es España". No, energúmenos, de esa "españa" cobarde, fascista, violenta, sois sólo vosotros, una excrecencia social e ideológica. Los españoles decentes apostamos a una España fraterna, realmente democrática, plural, tolerante, justa, solidaria, capaz de albergar y satisfacer las ánsias de vida y progreso de todos sus ciudadanos sin exclusión… Resulta inaudito, dada la gravedad del hecho y la significación de la fecha y el lugar de la reunión, que la sede de la Generalitat de Catalunya en Madrid no tuviera la menor protección policial.

2) Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, una "marca blanca" de ERC, ha dicho en el mitin de cierre de la cadena humana, en la Plaza de Catalunya de Barcelona, ante un mar de gente, que: "EN LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS HA QUEDADO CLARO QUE CATALUNYA SÓLO TIENE DOS OPCIONES: O SOMETERSE A UN CENTRALISMO QUE BUSCA LIQIDARLA COMO NACION Y COMO PUEBLO, O PROCLAMAR SU INDEPENDENCIA…" Señora Forcadell, yo no la conozco y no voy a emitir juicio alguno sobre usted .Pero eso que ha dicho resulta inmoral e indecente por falso. Usted sabe, no concibo que no lo sepa, que jamás a lo largo de su Historia Catalunya ha tenido más nivel de autogobierno, más desarrollo institucional, más libertad lingüística y cultural, más cohesión y progreso social... que el que ha tenido en estos últimos 30 años, tras aprobarse la Constitución Española de 1978 y, a su amparo, aprobarse el primer Estatuto de Autonomía de Catalunya en 1979… Eso lo han declarado y reconocido todos los Presidentes de la Generalitat de Catalunya en esta etapa: Josep Tarradellas, Jordi Pujol, Pascual Maragall y José Montilla… Y usted sabe, debe saber, que la España democrática, antifascista, solidaria, luchamos por la recuperación de las libertades, de todas ellas sin distinción ni exclusiones, y que en las manifestaciones de la última etapa del franquismo y del restrictivo arranque democrático gritábamos en toda España "Libertad, Amnistía, Estatutos de Autonomía…", pensando muy especialmente en Catalunya y en Euskadi… y que esa España decente estamos dispuestos a volver a luchar cuanto haga falta contra cualquier intento de liquidar los derechos e identidad específica de Catalunya… porque los demócratas sabemos que la Libertad, al igual que la Solidaridad, son indivisibles, y la Historia se ha encargado de demostrárnoslo en esta atormentada piel de toro. Señora Forcadell, proclame si así lo cree la independencia de Catalunya como horizonte ideal. No lo comparto pero no toleraré y haré cuanto pueda para que nadie le impida hacerlo… Pero no mienta o desfigure la realidad histórica de Catalunya respecto a España o viceversa para sostener su aspiración independentista. No es necesario. No es decente. Seria mejor inspirarnos en las palabras inolvidables del Presidente Companys poco antes de ser asesinado: "Volveremos a sufrir, volveremos a luchar, volveremos a vencer", sin más condición que hacerlo juntos, pues juntos soportamos esta crisis-estafa que los de siempre, en Catalunya y en España, nos provocaron y juntos hemos de salir de ella… o no saldremos.