Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

7 de octubre en Barcelona: ¿Jornada Mundial por el Trabajo Decente?

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Información relacionada:

Colombia: Jornada por el Trabajo Decente en la Universidad Cooperativa

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 11/10/13.- La Confederación Sindical Internacional (CSI), la fundamos en el Congreso de Viena en Noviembre del 2006. Era el resultado de varios años de conversaciones, negociaciones y unidad de acción entre la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), de la que yo era vicepresidente entonces. Decidimos fusionarnos unitariamente y crear la CSI, que agrupa a unos 170 millones de trabajadores y trabajadoras organizados en 180 paises de la Tierra. Es, con diferencia, la mayor agrupación internacional de trabajadores de la Historia.

El primer Consejo General de la CSI lo celebramos en Bruselas en la primavera de 2007, y allí se propuso instituir el 7 de Octubre como "Jornada Mundial por el Trabajo Decente o Digno". Yo expuse mis reticencias e hice notar que tal Jornada Mundial es el 1º de Mayo y que corresponde a todos los trabajadores y sindicatos del mundo potenciar nuestro 1º de Mayo. Aduje, también, que hay "jornadas mundiales" de casi todo y cada día.

Total, la propuesta se aprobó y el 7 de Octubre del 2007 celebramos la 1ª Jornada Mundial por el Trabajo Decente o Digno. Yo era entonces presidente de la USO y responsable de su política internacional. Hicimos una gran campaña; editamos varios tipos de carteles; organizamos, entre muchos otros, un acto en Madrid que presidió el entonces secretario general de la CSI, el compañero Guy Ryder (en la actualidad es Director General de la OIT). Guy Ryder volvió a estar con nosotros dos años después, en un Congreso Confederal de la USO en Valencia, en el que me despedí para siempre.

Esta Jornada del 2013, la 6ª, no sé cómo ha ido en el resto de España, en Europa, en el mundo. No tengo todos los datos, ni mucho menos, pero describo con detalle como fue la Jornada en Barcelona, que sí la viví y sí tengo, en consecuencia, los datos minuciosos.

En Barcelona, los tres sindicatos filiales de la CSI -CCOO, UGT, USO- convocaron una concentración ante la sede de la patronal catalana, que se llama "Fomento del Trabajo Nacional" (según creo, este nombre lo adoptaron los patronos, los del textil al frente, en los años 20 del pasado siglo, cuando la dictadura de Primo de Rivera les animó a organizarse "civilizadamente" sin tener que echar mano de pistoleros que ensangrentaron las calles de Barcelona durante muchos años contra el sindicalismo revolucionario de la CNT).

La sede de "Fomento" está en la Via Laietana, entre la catedral moderna y el mercado de Santa Catalina. Ubicada en un chaflán espacioso permite concentrarse sin interrumpir el tráfico, como así fue.

La convocatoria de Barcelona era la central y única para toda Catalunya. Conviene recordar que Catalunya somos 7 millones y medio de habitantes, unos 4 millones de población activa, de ellos casi 900.000 son parados forzosos, la tasa de precariedad laboral, pobreza, exclusión, malnutrición infantil, ancianos desvalidos, deterioro de la sanidad, la educación y la dependencia… es muy alta y crece.

Bien. El 4 de Octubre recibí por email la convocatoria a dicha concentración. Y como militante hiper-disciplinado que siempre fui, a las 11 de la mañana de ayer llegaba yo a la concentración. Antes de meterme calculé a cierta distancia la participación. Había unas 150 personas y un número similar o superior de banderas y colgantes varios. De haber "guerra de cifras" sería entre las 120 y las 170 personas. La gente de CCOO eran más, claramente. Imaginé que por la proximidad, apenas 30 metros, de su sede central, la que fue en su día sede de los sindicatos verticales del franquismo, que les permitía un desplazamiento más fácil al lugar de la concentración. UGT y USO lo tenían un poco peor; sus sedes quedan más lejos, en el Raval ambas, a unos 15 minutos.

Me adentré en la concentración. No había gritos, ni coreo de eslóganes, ni pitos apenas, ni pancartas o cosas alegóricas a la Jornada (o si había alguna yo no la ví). La gente conversaba en pequeños grupos. Era evidente que todo el mundo se conocía. Saludé a un par de compañeros del Frente Civico, con sus banderas de CCOO, y fui al encuentro del grupo de la USO, que estaba en la parte exterior de la concentración. Pegué la hebra con algunos dirigentes y cuadros de la Enseñanza, la Industria, los Jubilados…

En unos minutos empezaron sus parlamentos la y los lideres de los 3 sindicatos convocantes. Hablaban a ras de suelo, no había tarima. Entre los tres parlamentos no consumieron más de 6 ó 7 minutos (lo bueno si breve… y no como aquellos viejos lideres que no paraban nunca de pensar, de hablar, de escribir…). La verdad es que la atención a los parlamentos fue tan breve como ellos.

A las 11,30 estaba todo despejado y cada cual se reencaminó a su sede. Misión cumplida; la Jornada había sido celebrada.

No sé por qué me viene a la memoria el astronauta aquel de "Clase Trabajadora, tenemos un problema…" Era así más o menos.