Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Crónica de una muerte imposible

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Información relacionada:

Democracy Now!: “Mi aventura en la escritura se la debo a él”, Isabel Allende habla sobre el legado de Gabriel García Márquez (video)

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 20/04/14.- Yo estaba en Colombia en 1982 cuando se produjo la entrega del Premio Nobel a García Marquez. Había ido como invitado al congreso de la CLAT (Central Latinoamericana de Trabajadores), que se celebró en Bogota.

En verdad, fue un acontecimiento inolvidable, mágico, abusando del adjetivo tan reiterado en estos días tras su muerte.

La comparecencia de Garcia Marquez, haciendo trizas el rígido protocolo, con una suerte de guayabera típica del campesino colombiano cuando se engalana, su discurso sobre la centralidad humana de la poesía, la apelación a la independencia real de America Latina, lejos de toda magia quimérica… provocaron tempestades de orgullo y esperanza en las masas populares colombianas y latinoamericanas todas, que se sintieron vibrar y pesar en la escena mundial a través de un instrumento divino -Gabo- y un instrumental muy propio de palabras y sueños -la literatura del realismo mágico- metido en una caja de poderes y matices infinitos -la lengua castellana-.

Por unos días, Bogota fue una ciudad segura, paseable a la luz del sol, en la que atronaban las cumbias y vallenatos en general y las más estimadas por García Marquez en particular, "Veronica" muy en especial. A las bailantas nocturnas con vallenato y cumbia en vivo, ron de Caldas y arepas de queso, no hacía falta llegar con el taxi hasta adentro… Casi nadie mató, ni robó, ni secuestró, ni explosionó coches-bomba aquellos días. Hubiera sido hacerle un feo muy grande a Gabo, tan pintón él, todo de blanco en medio de aquel viejerío nobelesco del Nobel.

Pero no es exagerado afirmar que aquellos días felices y explosivos, de imposibles soledades, lo fueron también en toda America Latina, un continente que se sentía humillado por la reciente intervención militar de la Thatcher en Las Malvinas y la masacre contra aquellos infelices soldados ateridos, hambrientos, mal armados, que los militares genocidas argentinos enviaron a una aventura imposible en un intento criminal de lavar la sangre que chorreaban sus manos con la recuperación de las islas bajo dominio colonial británico.

La derrota en Malvinas en el 82 provocó la caída y posterior juicio de los militares asesinos que sembraron de sangre y dolor su país entre 1976 y 1983. No quiero ni pensar cómo habría sido la historia posterior de aquel horror si la aventura de Malvinas les sale bien a los genocidas…

El caso es que la euforia de latinoamericanidad que desató el Premio Nobel a García Marquez fue balsámica frente a la derrota de Malvinas e impulsora de la salida democrática en Argentina y en otros países atrapados por dictaduras militares de la llamada "seguridad nacional".

Concluyendo, en medio del justo exceso de necrológicas que ha cosechado Garcia Marquez en su transito a la inmortalidad, algunas voces han pretendido descalificar la vertiente ideo-politica de su vida por culpa de la entrañable relación que tuvo con Fidel Castro, dictador de una dictadura donde las haya, dicen, tan democráticos ellos.

Pienso yo que tal vez a Gabo aquellas "democracias" abarrotadas de pobreza, hambre, malnutrición infantil, viejos en la cuneta, injusticia y corrupción en sobreabundancia, no le merecían ningún respeto respecto a una Cuba cuyos déficits políticos los compensaba con creces sus superávits sociales en materia de educación, salud, alimentación, vivienda, cuidado de la infancia y la vejez, dignidad nacional…

Gracias, maestro, porque su vida y sus palabras, en el recipiente común de la lengua y la sangre, seguirán contribuyendo a que las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan todas las oportunidades abiertas hasta hacer de la Tierra un espacio de Paz, de Vida y de Belleza para todos.