Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Elecciones al Parlamento Europeo. ¿Una Europa ingobernable frente a su destino?

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 25/05/14.- En los comicios celebrados hoy hay datos para la alegría y la esperanza y otros para el terror y la tristeza extremas. Tanto en España como, sobre todo, en algunos países de la Unión, los resultados entusiasman o inquietan en función de supuestos muy locales y cortoplacistas. Incluso, por aquello de que nadie pierde las noches electorales, aparecen los fracasos o retrocesos del contrario como motivos de alegría tanto o más que los avances propios, "hemos sacado unos resultados que apenas tendrán peso en el Parlamento Europeo, pero nos encanta que el bipartidismo se debilite...", "seguimos perdiendo votos y peso pero el consorcio independentista del que somos parte parece que crece...", "como nos ha ido bien en las europeas pues que se vaya el gobierno nacional y se adelanten las elecciones; las nacionales, claro", y así sucesivamente.

Es decir, las campañas han sido en clave tan localista que ahora, a la hora de proyectar los resultados en cada país hacia el espacio parlamentario europeo común, pues no hay muchos criterios ni alcance sobre los desafíos europeos a los que debemos enfrentarnos y frente a los cuales tenían sentido estos comicios. Por ello, esta noche electoral y sus valoraciones son pura inercia de lo que han sido las campañas.

Harán falta días, semanas, para tocar fondo y afinar análisis y evaluaciones. De momento, en caliente, y ello es lógico, todo el mundo quiere echar su cuarto a espadas, decir la suya, expresar su parida ... No pasa nada, simplemente que es un ejercicio esteril para consumo muy internista de aparatos y parroquianos.

Por ello, no me deslizaré por esa senda, calientY para despejar esa disyuntiva el cuadro político-parlamentario es en exceso fracturado y disperso. O lo que es peor: dicho cuadro presiona brutalmente en la dirección de Gobiernos de Gran Coalicion entre conservadores y socialdemócratas. Y eso vale para toda la Unión Europea y, me temo, que para muchos de sus países, incluida España, si se extrapolan los resultados de las elecciones europeas de hoy a cada ámbito nacional. Piensenlo.e y fácil, de resaltar lo obvio y a la vista. Me tomo algún tiempo para elaborar unas reflexiones más fundadas y de mayor alcance referidas, obviamente, al escenario europeo que es de lo que se trata. Sin dejar de insistir en la indisoluble relación entre dicho escenario y el de cada país miembro, en especial los más golpeados por la crisis-estafa y las políticas de austericidio que impone la Unión/Merkel.

Hecha esta consideración y anunciando un producto más cabal sobre el impacto de estos comicios en el horizonte de la Unión Europea, y dando por supuesta mi alegría por los avances de fuerzas progresistas en España y Grecia, por ejemplo, y mi inquietud extrema por los avances de opciones neo-fascistas en no pocos países, incluyendo la Francia de la Revolucion y la Ilustración ... debo afirmar, y afirmo, que la Europa que perfilan estos comicios de hoy es manifiestamente más débil e incierta para afrontar los retos de su culminación político-institucional, de su federalización, de su cohesion frente a la globalización del capitalismo salvaje, de su voluntad histórica de relanzar políticas de solidaridad y rescate social de los más injustamente tratados por la crisis-estafa...

Todo ello es urgente por vital. Debió hacerse mejor anteayer, y porque no se hizo no es nada seguro que pueda hacerse mañana. Culminar el proyecto histórico de Unión Europea, retomar sus fundamentos de Solidaridad y Justicia como únicas garantes de la Paz... o seguir languideciendo por la senda del declive, la eclosion y el salvese quien pueda... Esta es la disyuntiva europea, de verdad.

Y para despejar esa disyuntiva el cuadro político-parlamentario es en exceso fracturado y disperso. O lo que es peor: dicho cuadro presiona brutalmente en la dirección de Gobiernos de Gran Coalicion entre conservadores y socialdemócratas. Y eso vale para toda la Unión Europea y, me temo, que para muchos de sus países, incluida España, si se extrapolan los resultados de las elecciones europeas de hoy a cada ámbito nacional. Piensenlo.

Por supuesto, no son ni imposibles ni impensables alianzas estratégicas de izquierdas con voluntad mayoritaria y transformadora en Europa. Pero son harto improbables dado que sectores emergentes de izquierda han basado sus campañas en asociar a conservadores y socialdemócratas como dos caras de una misma moneda. Esas tontadas se pagan a la corta y a la larga. Y, sobre todo, porque en la hegemonica Alemania, ya funciona como un tanque un gobierno de coalición grandísima...

En fin, hay algo de cuadratura del circulo en el horizonte europeo común en lo tocante a incertidumbres. Podemos "resolverlo" a base de inhibirnos, con buenas dosis de voluntarismo y exabruptos. Sería como escupir para arriba.

Como para despachar estos comicios con tópicos y frases hechas.

Atentos a la pantalla que hay mucha tela que cortar.