Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

Felipe V y Felipe VI, polvos y lodos

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 31/07/14.- Tal día como hoy, 19 de Junio, pero de 1707, Felipe V, el Borbón genocida, arrasaba Xativa, en la provincia de Valencia, tras un largo y cruel asedio. Venía de hacer lo propio en Almansa.

Xativa tenía en la época unos 12000 habitantes. Cuando el genocida consumó el cerco, destrucción y exterminio, quedaron apenas 400 personas. Casi un siglo tardó Xativa, la patria de los Borgia y de Raimon, por otra parte, en recuperarse demográficamente.

Siete años después, y tras arrasar toda resistencia que encontraron a su paso, las tropas borbónicas de Felipe V ponían cerco a la Barcelona amurallada, la sometían por hambre y epidemias, y la destruían en medio de una carnicería que continuaría después con la imposición del Decreto de Nueva Planta que liquidaba violentamente las Constituciones própias de la Catalunya de la época.

De aquellos polvos vinieron estos lodos, porque la Historia no se maneja caprichosamente, así pasen milenios, contra la Verdad y la Justicia... Y lo digo yo, que soy la antítesis de un independentista catalán.

Hoy se ha proclamado Rey de España a Felipe VI, en un acto solemne del que es responsable político el Gobierno, que en este momento lo preside Rajoy. Por lo tanto, el discurso del nuevo Rey ante las Cortes también es responsabilidad del Gobierno, y si este Gobierno miente con asiduidad, por qué no iba a hacerlo en esta ocasión por solemne que fuera.

Me explico. Felipe VI evocó en "su" discurso el que pronunció su padre en esa misma sede hace casi 40 años, un 22 de Noviembre de 1975, con los restos de Franco aun por enterrar en el odioso "valle de los caídos". Ha dicho Felipe VI que su padre se inspiraba en su abuelo, Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, en lo tocante a su compromiso de querer ser el Rey de todos los españoles...

Pues no, no es cierto, ni en términos literales ni en términos históricos. El 22 de Noviembre de 1975, en las Cortes franquistas de la época, Juan Carlos I, padre de Felipe VI, juró las leyes fundamentales del franquismo y un tal Alejandro Rodríguez de Valcárcel, un franquista de pro, le tomó juramento "en el recuerdo emocionado a Franco", mientras los "procuradores" coreaban "Franco, Franco, Franco" ...

Nadie se acordó entonces del abuelo de Felipe VI, Don Juan de Borbón, y era un secreto a voces que las relaciones con su hijo, Juan Carlos I, eran casi inexistentes, pues Don Juan tenía a gala su antifranquismo militante y consideraba que Franco tenía "secuestrado" a su hijo, y que éste no estaba muy incomodo con el "secuestro"... De hecho, Don Juan, que no reinó nunca pese a ser hijo de Alfonso XIII, no trasladó la legitimidad a Juan Carlos I hasta 1979, una vez aprobada la Constitución de 1978.

Esa es la verdad histórica: La Monarquía que desde hoy encabeza Felipe VI hunde sus raíces en el franquismo. Eso es así, pero a mí no me impide reconocer y agradecer la contribución de Juan Carlos I al logro de la democracia política en nuestro país. Pero sin caer en ese ridículo mesianismo que atribuye a Juan Carlos I habernos regalado la democracia... porque así se lo encargó discretamente Franco antes de morir. Un poco de seriedad y de respeto a los millones y millones de compatriotas que lucharon por la Libertad y la Dignidad de España en las trincheras, en los centros de trabajo, en las universidades, en las calles, en las cárceles...

Del mismo modo, no oculto mi simpatía por Felipe VI y mis sinceros deseos de que le vaya bien en la vida. Pero, para evitar que algún día tengamos que entonar esa retahíla tan habitual en nuestra Historia "de aquellos polvos vinieron estos lodos", él debe tomar conciencia -o tal vez la haya tomado ya- que necesita enraizar esta Monarquía en la soberanía popular real, y ello exige imperativamente de un referéndum expreso, democrático de verdad, en el marco de una profunda reforma constitucional, sobre la forma de Estado.

El ejemplar de la Constitución Española sobre la que Felipe VI juró esta mañana, debe ser el mismo que firmó su padre un día de diciembre de 1978... y que arranca al amparo del escudo de la España franquista. Algo ajeno al nuevo Rey, aparentemente al menos. Pero sí le es propia la decisión de retirar del escudo de la Casa Real el yugo y las flechas de triste memoria desde la época de los llamados "reyes católicos" hasta hoy prácticamente, porque los adoptó Franco como símbolos y los mantuvo el padre del actual Rey hasta ayer mismo.

En fin, este debate está abierto y debieran ser los monárquicos sinceros, que debe haberlos, los primeros en impulsarlo y concluirlo en las urnas. Siquiera sea porque, hoy por hoy, aun pueden ganar un referéndum. Pero es más improbable que ganaran según pasa el tiempo.