Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - ESPAÑA

La emperatriz en Santiago

Por Manuel Zaguirre, ex Secretario General de la USO y militante del Frente Cívico - Somos Mayoría

Artículos de Manuel Zaguirre editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Barcelona, Catakunya, 27/08/14.- Una de las cosas que más me joden, en el sentido de molestarme, es que los mandatarios nos tomen por gilipollas. Viene esto a cuento por la comedieta de verano tardío que ha sido la visita de la Merkel, auténtica emperatriz de la Unión Europea, si ese título existiera, a Compostela.

Lo que no era mucho más que un plácido fin de verano de la Merkel en España, como tantos y tantos paisanos suyos, los medios del régimen pretendían presentarlo como una suerte de cumbre Rajoy-Merkel para debatir, concertar y coordinar las grandes políticas y organigramas europeos, pues sabido es que Rajoy, el luminoso líder de verbo fértil, abandera los procesos de recuperación y crecimiento, tiene a España de dulce, que da gusto verla, y eso le da una proyección iluminadora para toda la Unión Europea y para la propia Alemania, incluso.

Amos, anda, que diría el castizo…

Los datos de la excursión jacobea de la Merkel y de la "cumbre" entre ésta y Rajoy son inequívocos: Parodia turística compartida en los últimos seis kilómetros del camino, panzada de marisco, ribeiro y/o alvariño y queimada en el restaurante más caro de Santiago, posados en la catedral con el apóstol… y nada más dio de sí el primer medio día de excursión. Bueno, hubo algo más, unos centenares de personas que le reprochaban a gritos a la Merkel ser la primera responsable del desastre social y humano que asola a Galicia, a España y a buena parte de la Unión Europea, y a Rajoy ser un mero acólito de ella y de sus políticas hegemonistas y regresivas.

En el segundo medio día de excursión echaron un ratito en el lujoso parador que hay junto a la catedral, comparecieron ante la prensa, la Merkel no se mojó debidamente cuando le sacaron el tema de la secesión en Catalunya, e hizo público que Alemania apoyaría la designación de Luis de Guindos para presidir el Eurogrupo, la cosa financiera de la Unión… Rajoy y todo el aparato oficialista venden ese compromiso de la Merkel como un gran triunfo de sus políticas, liderazgo y firmeza ante la emperatriz europea. Uno se imagina a Rajoy, desmelenado, intimidando a la Merkel en la intimidad, negociando con ella a cara de perro… y, o bien uno está soñando, o bien uno está de coña…

De Guindos presidirá el Eurogrupo porque procede de ese núcleo duro de gestores serviles de las finanzas europeas e internacionales, de los lobyes y las cavernas que provocaron esta horrible crisis impunemente y medran con ella sin saber ni importarles hacia dónde va la Unión Europea y una buena parte de sus países miembros… De Guindos es una suerte de franquicia de las políticas de la Merkel y los grandes bancos y empresas alemanas en el gobierno de Rajoy. Y por eso presidirá el Eurogrupo. Seguro que lo pilla Don Mariano.

Por cierto, para el Arias Cañete, que a Rajoy le hacía ilusión que la Merkel lo nombrara comisario europeo, nada de nada; "es un zote, Mariano", parece ser que le dijo la emperatriz, pero en alemán.

Y colorín colorado, la excursión compostelana de la señora Merkel se ha acabado. Pero más allá de la anécdota, y rigurosamente en serio, tres o cuatro moralejas de fondo:

1) El fotogénico y apuesto nuevo líder del PSOE, ha intentado tener algo de protagonismo ante el evento jacobeo de la emperatriz. Exigió a Rajoy que exigiera a Merkel el fin del austericidio en la Unión Europea, en el sur de ella sobre todo. Alguien le pasó una nota para decirle: cuidado muchacho, el austericidio para la Unión es la clave del crecimiento, el aumento de salarios, la ausencia de paro, la disponibilidad de mano de obra supercualificada y a precio de saldo, etc… en Alemania. Y es una política avalada e impuesta por un gobierno-tanque de coalición entre la Merkel y los socialdemócratas alemanes… Qué difícil debe ser reclamarse del socialismo democrático oficial en la Unión Europea de hoy.

2) Mientras Merkel y Rajoy celebraban en Santiago las bondades del austericidio en España y en buena parte de la Unión, varios ministros del gobierno socialista francés denunciaban crudamente las políticas de recortes y austeridad que el presidente Hollande está aplicando en consonancia servil con Merkel. El gobierno dimitió en pleno y en 24 horas habrá otro con fuerte escoramiento derechista, y de paso se arriesgan a romper el partido socialista francés irreversiblemente. Lo dicho, qué difícil…

3) Jode mucho, muchísimo, que con nuestro dinero las fuerzas policiales apaleen en Santiago a compatriotas nuestros que quieren manifestarse contra una líder extranjera autoritaria que nos impone políticas frontalmente opuestas a nuestros intereses nacionales y un mandatario local sumiso y entregado a esas políticas.

4) La Historia sí se repite. En los últimos dos siglos, por lo menos, siempre que Alemania ha sobredimensionado su papel y su poder respecto al conjunto de Europa, ambas han sufrido los efectos terribles de esa sobredimensión. Ahí están la Primera Guerra, la Segunda o el reciente estallido de los Balcanes y la liquidación de Yugoslavia. Hoy por hoy, la terquedad, necedad y autoritarismo dogmático de Ángela Merkel, son un inquietante efecto de esa sobredimensión de Alemania en Europa. Esta señora, la ciudadanía alemana y el partido socialdemócrata que le brindan apoyo ferreo, deberían reflexionar en beneficio de la supervivencia de la Unión y en beneficio, también, de una Alemania que es inviable en el océano de esta globalización salvaje del capitalismo, salvaje también.